El running se ha posicionado como una de los deportes favoritos del momento, y para practicarlo no podemos ignorar una parte fundamental: los tenis.

Por poco importante que parezcan, un buen par de tenis para correr hacen toda la diferencia. Ya no sólo te debes de fijar en el color, sino también en la comodidad y calidad.

El mundo del running está lleno de varios mitos referentes a los tenis, y aquí te decimos si algunos son verdad o mera falsedad.

Plantillas ortopédicas
Se dice que las plantillas ortopédicas te podrían ayudar a correr sin dolor, pero es mentira, pues, aunque éstas son diseñadas para darle estabilidad al pie, al momento de correr te proporcionan menos equilibrio y alineación debido al acolchonado extra y reduce el movimiento natural del cuerpo.

Si realmente quieres eliminar el dolor de las rodillas o demás articulaciones se pueden aliviar con otros métodos, como mejorar la forma en que se corre. Lo ideal es que consultes a un asesor deportivo quien revisará cómo corres y qué cambios puedes hacer en tus pisadas.

¿Tenis ligeros = mayor rapidez?
Generalmente, los tenis ligeros no equivalen a mayor rapidez, incluso, los pesados son la mejor opción para runners principiantes pues el peso los hará tener mayor estabilidad y aportan mayor guía al pie.

La rapidez de un runner depende principalmente de su peso corporal, el nivel de entrenamiento y la forma de correr.

Se necesita más de un par de tenis para correr
Efectivamente, al menos deberías tener dos pares. Por más que te guste ese par de tenis, lo ideal que tengas otro debido a que tu pie puede acostumbrarse y será complicado adaptarse a otro calzado después.

Usar más de un par de tenis para correr hará que la interacción entre el calzado y el suelo sea distinta, lo que ayudará a fortalecer los músculos y tejidos de tu cuerpo reduciendo el estrés por repetición en las mismas partes del cuerpo.

Tenis de mujeres vs tenis de hombres
Muchos dirían que lo único que hace diferente a los tenis para mujer y para hombre es el color; sin embargo, el que sean clasificados para cada género depende mucho del cuerpo de cada uno.

El pie de una mujer suele ser más pequeño, delgado y flexible que el del hombre. Asimismo, ambos son diferentes en cuestión de masa corporal y capacidad motora.

No debes estrenar tenis en una carrera
Esto es muy cierto. Estrenar tenis en una carrera o maratón sólo hará que te expongas a una lesión u otro riesgo que te genere rozaduras o ampollas. Por ello, se recomienda que antes de usarlos para un evento así se hayan utilizado por al menos dos o tres entrenamientos antes.

Cómo comprar
Antes de comprar un par de tenis para correr, toma en cuenta los siguientes factores: tu velocidad para correr y la época del año o clima regular de donde vives. Asimismo, te recomendamos tomar en cuenta los siguientes consejos:

1. Compra en la tarde y no en la mañana, pues tu pie se hinchará a lo largo del día y así te permitirá saber cómo será cuando entrenes y evitar que los tenis te aprieten y te sea incómodo correr.

2. Cuando te los pruebes, asegúrate de que los dedos de tus pies tengan espacio suficiente para moverse con libertad y de que el talón encaje cómodamente para evitar una irritación.

3. Revisa el punto de flexión, o sea el punto donde se doblan los dedos del pie para asegurarte que no esté demasiado rígido.

4. Elige los tenis adecuados para tu tipo de arco, el cual debes conocer y ver si se trata de un arco normal, plano o cavo para determinar la forma y nivel de soporte que necesitas en el calzado.

5. No te dejes guiar por el color, quizá esos tenis rosas tan lindos te encantaron pero no los sientes tan cómodos, lo mejor es evitarlos y buscar un par que se adapte a la forma de tu pie.

6. No te dejes engañar ni convencer por los argumentos de los vendedores, recuerda que la comodidad es lo principal.

7. Tómate tu tiempo a la hora de probarte los tenis, no tomes una decisión apresurada con la que puedas arrepentirte; pruébatelos por un par de minutos.

Recuerda, lo más importante es tu comodidad. Ahora sí, ¡sal a correr!

Fuente: Veintitantos.
Fotografía: prodigy.mns.com