Casi 55 años después de quedar sumergida bajo las aguas de la presa Benito Juárez, en Jalapa del Marqués, Oaxaca, una antigua iglesia construida por los dominicos, pudo ser admirada nuevamente.

La presa se encuentra en sus niveles más bajos por la sequía registrada en el Istmo de Tehuantepec, y esto permite apreciar el templo construido en el siglo XVI.

“Decirte pues es de que la tenemos a un 16 por ciento la presa y bueno decirte es de que pues los campesinos con los que sufren en esta temporada porque ya no hay agua en la presa un 16 por ciento”, explicó Jesús González Pérez, delegado de Protección Civil en el Istmo de Tehuantepec.

Sin embargo, lo que para unos es una afectación, para otros es la oportunidad incomparable de poder apreciar esta belleza arquitectónica, sumergida en 1962, con la construcción de la presa Benito Juárez.

Apenas el año pasado, el templo emergió a la mitad del cuerpo de la nave y esto trajo consigo que cientos de personas llegaran a visitarla en lancha.

Ahora, con la disminución de los niveles, se puede llegar a la iglesia caminando entre el terreno fangoso, de lo que era el lecho de la presa.

“Los pescadores pues ya estamos muy reducidos, ya no tenemos espacios donde pescar, si ahora como para el turismo si ahorita es un momento oportuno para que el turismo venga y conozca esta maravillosa iglesia o templo como lo conocemos, este templo se cree que fue construido entre 1550 a 1600”, comentó José Martínez, pescador de Jalapa del Marqués.

A pesar de la llegada de turistas a la región los habitantes de Jalapa del Marqués esperan que pronto se recupere la presa, porque la falta de agua afecta la pesca y las actividades agrícolas en la región del Istmo de Tehuantepec.

Fuente: Televisa News
Fotografía: http://noticieros.televisa.com