El Día de las Madres es en México la celebración no oficial más importante, luego de la Navidad.

Nada se le compara.

Este ritual provoca aumentos significativos en el consumo, y grandes fiestas familiares. Pero no todos saben que la inciativa fue del fundador de Excélsior, Rafael Alducin. De él surgió la idea de conmemorar a la madre mexicana.

Fue en 1922.

El Día de la Madre fue introducido en nuestro país durante el siglo pasado por iniciativa del entonces Secretario de Educación Pública, José Vasconcelos y el periodista Rafael Alducin, fundador del diario Excélsior.

Para rendir “un homenaje de amor y ternura”, el Periódico de la Vida Nacional logró que por primera vez nuestro país celebrara a las madres mexicanas el 10 de mayo.

Excélsior pretende que el diez de mayo de todos los años sea consagrado por los hijos a enaltecer en vida o en memoria a quienes les dieron el ser”, escribió este diario en una convocatoria publicada el jueves 13 de abril de 1922 en su primera plana.
En Estados Unidos, el Día de las Madres ya se celebraba desde 1914.

El día escogido para tan noble objeto, que es el diez de mayo, quienes han tenido la desgracia de perder a la mujer que les diera la vida, cuidan de depositar en su tumba más que un puñado de flores, un recuerdo de ternura, un pensamiento de cariño, una oración.
“Comprendemos que no es fácil imponer en nuestro medio una nueva costumbre, por más hermosa y justiciera que ésta sea. Pero en el caso de que nos ocupamos, creemos que no tendrían que vencerse grandes resistencias para implantar esa práctica.”

Así se hizo el exhorto:

Excélsior lanza la idea de que se consagre la fecha mencionada -diez de mayo- de una manera especial apra rendir un homenaje de afecto y respeto a la madre; y pide la colaboración de sus colegas y del público para realizar ese levantado propósito”. El primero de mayo, este diario hizo incluso recomendaciones de regalos para las mamás.
La convocatoria fue bien recibida no sólo por los lectores de esta casa editorial, sino también por el entonces presidente de la República, Álvaro Obregón, y todas las fuerzas políticas.

El apoyo fue tal que la nota principal del diario del 2 de mayo señaló que “entusiastamente hacen propaganda para el día de las madres los maestros de escuela”. A la redacción, en tanto, llegaban cartas de apoyo.

Incluso otras publicaciones dieron su respaldo a la propuesta, como El Demócrata: “A la inocua propaganda contra la maternidad se opone el Día de las Madres. Al iniciar la hermosa fiesta, Excélsior ha tenido una versión muy perspicua de la realidad psicológica de nuestro país.” El alcance fue tal que la idea se hizo extensiva a otros países.

Finalmente, la propuesta fructificó en el país.

En toda la República se rindió el día de ayer un férvido homenaje de amor y gratitud a las madres mexicanas”, fue la cabeza de portada del 11 de mayo de 1922. La meta se había cumplido, el país celebró a las mamás.
“Durante el día se hizo verdadero derroche de flores, pues no había una sola persona que no llevara un ramo en las manos, o una flor en el ojal, significando así su homenaje a las madres mexicanas”, se relató entonces.

El papa Pío XI dio su respaldo al fundador de esta publicación, Rafael Alducin, promotor de la idea, en un encuentro que tuvieron en Roma en 1923.

Fuente: dineroenimagen.com
Fotografía: dineroenimagen.com