La entrega número 60 de los Premios Ariel se vio nublada por el caso de la desaparición y posterior asesinato de los tres estudiantes de cine de la Universidad de Medios Audiovisuales (CAAV), de Guadalajara.

Aunque no fue el único acto en referencia al caso de los jóvenes, el más representativo fue cuando se les dio voz a Lucía Bello y Mónica Ruiz, estudiantes del CAAV, y a Ignacio Rosas Landa, alumno de la Universidad Iberoamerica y representante de la Asamblea de Estudiantes de Cine de la Ciudad de México.

“Cada día que pasa en este País se convierte en una fecha trágica. Nuestros tres son nuestros 43, son Acteal, Tlatlaya, Aguas Blancas, son más de 235 mil muertos y más de 35 mil desaparecidos”, dijo una de las jóvenes, quien tenía de fondo la imagen de Salomón, Marco y Daniel, junto con la leyenda “NO SON TRES, SOMOS TODXS”

“Es un dolor desbordante producido por una guerra declarada desde nuestras instituciones, pero cuyos funcionarios juegan en bandos indefinidos”, agregó.

Tras la crítica de los jóvenes, se escucharon gritos de solidaridad en varias zonas del Palacio de Bellas Artes, seguido de un minuto de silencio convocado por el cineasta Juan Mora Cattlet.

“No son tres, somos todos. Que la rabia nos dé fuerza, y que la imaginación nos guíe”, fue la frase con la que finalizó el discurso de los jóvenes.

Fuente: enfoquenoticias.com
Fotografía: enfoquenoticias.com