Actualmente la Ciudad de México y el Estado de México activaron la Fase I de Contingencia Ambiental Atmosférica por Ozono.

Los riesgos asociados a las altas concentraciones de ozono son irritación en vías respiratorias, molestias graves en personas con problemas respiratorios y cardiovasculares, además de riesgo de activación de ataques de asma en personas asmáticas.

Por ello se recomienda lo siguiente:

–       Permanecer en interiores, sobre todo niños, adultos mayores y personas con problemas respiratorios.

–       Abstenerse de realizar ejercicio o desarrollar actividades al aire libreque requieran un esfuerzo vigoroso, recomendación que aplica a los deportistas.

–       Limitar las activaciones deportivas cívicas sociales, de recreo u otras al aire libre.

–       No fumar en espacios cerrados.

–       Utilizar el transporte público y medios de movilidad no motorizados, como caminar o la bicicleta.

–       Reducir al mínimo el uso del automóvil. Si se utiliza disminuir el número y distancias de los viajes, compartir los viajes con la familia, amigos y compañeros para asistir al trabajo, la escuela o cualquier otra actividad.

Fuente: gob.mx

Fotografía: gob.mx