El nuevo secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda Nava, es un priista que colaboró en la administración del entonces gobernador mexiquense y ahora presidente, Enrique Peña Nieto.

Nació hace 50 años en Jocotitlán, Estado de México, y su padre fue el magistrado y expresidente del Tribunal Superior de Justicia de esta entidad, Luis Miranda Cardoso.

Realizó los estudios de licenciatura en Derecho en la Universidad Isidro Fabela, y con la ayuda de su padre se incorporó desde 1999 al gobierno del Estado de México, en la administración de Arturo Montiel, con el cargo de director Jurídico, pero logró ascender a los puestos de subsecretario de Asuntos Jurídicos y concluyó esa administración como secretario de Administración y Finanzas.

Entre 2000 y 2003, Miranda Nava fue el encargado de presentar las denuncias y enfrentar legalmente a los comuneros de San Salvador Atenco, quienes protestaban y se oponían a la construcción del proyecto de nuevo aeropuerto para la Ciudad de México.

En 2006, fue el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia municipal de Toluca, sin embargo las urnas favorecieron al aspirante del Partido Acción Nacional (PAN), Juan Rodolfo Sánchez Gómez.

Tras su derrota electoral, el entonces gobernador Peña Nieto, lo nombró subsecretario de Gobierno de su administración, bajó el mando de Humberto Benítez Treviño, quien presentó su renuncia en 2009.

De esta forma, Miranda Nava llegó al cargo de secretario de Gobierno en su entidad, hasta el término de la administración de Peña Nieto.

Luego del triunfo electoral del PRI para la Presidencia de la República en 2012, el candidato ganador nombró a su paisano como vicecoordinador político del equipo de transición.

De esta forma, el ya presidente de la República, Peña Nieto, designó a Miranda Nava como subsecretario de Gobierno de la Secretaria de Gobernación, bajo la dirección del hidalguense Miguel Osorio Chong.

En los últimos meses, una de las tareas principales de Miranda Nava fue la atención de las mesas de negociación con los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Fuente: Excelsior
Fotografía: prodigy.msn.com