El destino de la vaquita marina luce complicado y triste.

Los menos de 30 ejemplares que quedan siguen muriendo en el Alto Golfo de California, incluso a pesar de la inversión de más de 1.4 millones de pesos diarios para protegerlas.

La organización Animal Welfare Institute y otros activistas y organizaciones ambientalistas han pedido al gobierno de México detener estos esfuerzos.

¿Por qué?

Todo comenzó el domingo pasado, cuando una especie capturada para su protección respondió de forma negativa a la presencia de humanos y murió horas después.

De acuerdo con especialistas, la captura de vaquitas marinas lejos de salvarlas las está matando.

“Estas pequeñas marsopas no responden bien al estrés de la captura, y ni una sola vaquita más debe ser puesta en peligro deliberadamente de esta manera”, señaló la organización en un comunicado.

Antes de la hembra que murió a los pocos días, lograron llevarse a una cría; sin embargo, también comenzó a dar muestras de ansiedad y fue liberada a tiempo.

Entonces, ¿qué se puede hacer?

“A menos que la pesca ilegal finalice con una aplicación rigurosa y acelerada, y ya no se puedan encontrar redes de enmalle en el Alto Golfo, las regulaciones de la prohibición seguirán siendo inadecuadas para salvar a la vaquita de la extinción”, indicó Animal Welfare.

Fuente: Swagger
Fotografía: prodigy.msn.com