En su cumpleaños 60 exponemos las razones que hacen de Flash el superhéroe más grande de todos los tiempos.

Una lluviosa tarde de 1956, el joven Barry Allen, científico forense de la policía de Centra City, se tomaba tomando un descanso en su laboratorio. Mientras leía su cómic favorito: The Flash, imaginaba cómo sería tener los poderes de supervelocidad de Jay Garrick.

Rodeado de todos los químicos conocidos por el hombre, Barry dejó su cómic y regresó al trabajo, cuando un rayo entró intempestivamente por la ventana, golpeando al científico y arrojándolo a una sopa de productos químicos. Este fortuito accidente le dio a Barry lo que siempre había soñado: El don de la super velocidad. La cual usa para ayudar a la humanidad.

Así comienza la historia de The Flash, “un hombre tan rápido que no sólo era más rápido que su sombra, sino que también podía romper la barrera del sonido” con sus pies.

Se cumplen 60 años desde que Barry Allen se enfundó en su traje carmesí y corrió de un lado a otro salvando al mundo. Con su aparición (en el Showcase No. 4) no sólo quedó inaugurada la edad de plata de los cómics, sino también una forma fresca de contar historias, la cual en muchos sentidos permanece hasta nuestros días.

Es un personaje insignia. Su traje rojo y dorado, diseñado Carmine Infantino, lo convierten en un icono fácilmente reconocido en todo el mundo. Sus enemigos Captain Cold, Gorilla Grodd, Weather Wizard, Pied Piper, Mirror Master y Mr. Element le dan la dimensión que lo hace ser querido por los fans.

Pero más allá de todo esto, su naturaleza anárquica hace de Barry Allen no sólo el mejor Flash de la historia, sino el personaje DC con más peso en la historia del universo en el que también conviven Batman y Superman.

¿Por qué?
A pesar de ser un dedicado protector del orden (recordemos que trabaja para la policía y en sus ratos libres combate al crimen), Barry Allen esta lejos de ser atado por cualquier ley de la naturaleza. Esta tan emancipado de la realidad que le rodea que puede darse el lujo de romper las barreras del tiempo y el espacio, de atravesar objetos sólidos y saltar en el tiempo tan rápido que puede crear copias suyas cuando lo necesite.

La primera prueba de ello ocurrió en el número 123 de su serie (1961). En la mítica historia titulada El Flash de Dos Mundos, Barry viaja a una tierra paralela, en la que conoce al héroe: Jay Garrick, el Flash original de los cómics que Allen leía en su infancia.

¿Cómo fue posible que existieran cómics de Flash en el universo de Barry? Científico como era, teorizó la posibilidad de que el guionista del cómic de Flash en la edad dorada, Gardner Fox mientras dormía de alguna manera sintonizó con el mundo de Garrick (al que llamaron Tierra-2).

Un par de números después, Barry inventó el Cosmic Treadmill (Flash 125), una cinta de desplazamiento temporal que le ayudaba a viajar por el tiempo de forma precisa combinando su súper velocidad y un baño de Rayos Cósmicos.

Para 1968, Flash corre a Tierra Prima, nuestro planeta Tierra (donde estás leyendo este articulo). Un lugar en el que no existe la gente con súper poderes. En esta aventura llamada Fact or Fiction?, él es el protagonista de los cómics que leemos (Pum! Blow your mind). Para regresar a su mundo busca al editor de sus aventuras para que le ayude a construir un Cosmic Treadmill.

Con la creación de universos alternativos, también aparecieron versiones paralelas. Muchas de ellas se convirtieron en sus peores enemigos.

La expansión del multiverso llegó a tal punto que (más por una decisión editorial que científica) era ilógico e incontrolable. Hubo que hacer algo para unificar todos los hilos de continuidad en una sola cuerda de espacio-tiempo. Así llegó la Crisis en las Tierra Infinitas, la historia que inició y terminó con la muerte del héroe.

En el clímax de la historia, Barry Allen corre a hyper velocidad para poder destruir el cañón de antimateria que ha destruido uno a uno los universos paralelos al suyo. El esfuerzo acelerarse su metabolismo, haciéndolo envejecer hasta desvanecerse, pero logrando (con su sacrificio) unificar diferentes universos.

El cuerpo de Barry no desaparece, sólo se transforma. Convertido en energía viaja al pasado con el objetivo de caer como rayo sobre sí mismo y así darse sus poderes. Paradoja.

¿Cómo logra Barry Allen hacer todo esto?
La causante de los poderes de Barry y de los otros corredores con súper velocidad del universo DC es la Speed Force (Fuerza de velocidad). Es una energía extradimensional cuyo origen no ha sido suficientemente explorado. Es a la vez una fuerza de la física y un lugar, al que Barry logra acceder por medio de la meditación. Es también una especie de paraíso, porque los velocistas al morir se convierten en parte de ella.

En los últimos años, se ha descubierto la ubicación de la Spedd Force dentro del Multiverso (es decir la esfera que contiene a todas Tierras). Funciona como una frontera que contiene a la materia, la luz y el sonido, del espacio donde viven los dioses. Este muro corre entre el presente, el pasado y el futuro, esto le permite a los seres relacionados con ella moverse a velocidades superiores a la luz, viajar en el tiempo, a través de superficies sólidas y transportarse a otras dimensiones.

Originalmente, la velocidad más rápida que podía alcanzar Barry era poco más de 340 metros por segundo, y con ello romper la Barrera del Sonido. Considerando lo que se sabía de la velocidad subsónica en la época en la que el segundo Flash fue creado, “el aire era incompresible, así que a más velocidad, más resistencia, hasta llegar a una hipotética resistencia infinita para lo cual haría falta un motor de potencia infinita” (la singularidad de Prandtl-Glauert). Ese motor aun no existe, pero en la imaginación Flash sería superior a dicha máquina.

Al avanzar la ciencia, se descubrió que el aire sí se comprime. Por lo cual, los poderes de velocidad de Flash aumentaron. Hoy sabemos que cuando se supera la barrera del sonido la resistencia del aire decrece. Entre menos resistencia mayor velocidad… Así es como fue avanzando hasta alcanzar la necesaria para romper la barrera del tiempo y entre los universos.

Siendo claros, para que Flash pudiera siquiera intentar viajar en el tiempo tendría que superar la barrera de los 299 millones 792 mil 458 metros por segundo, la velocidad de la luz. Seguramente dirás que eso es imposible, pero experimentos recientes han demostrado que los rayos láser pueden viajar distancias extremadamente cortas 300 veces la velocidad de la luz, a través de átomos de cesio

“El exceder la velocidad de grupo de la luz de esta manera, es comparable a exceder la velocidad del sonido emplazando personas en una línea espaciada equidistantemente, y pidiéndoles a todos que griten una palabra uno tras otro con intervalos cortos, cada uno midiendo el tiempo al mirar su propio reloj para que no tengan que esperar a escuchar el grito de la persona previa”, de acuerdo con un artículo publicado en Wikipedia.

¿A que velocidad corre Flash?
Aunque no hay un dato exacto para conocer la velocidad a la que puede corre Barry Allen, datos que sí tenemos de su sidekick, Wally West, para tener un aproximado.

Al final del arco de la Trial by Fire (Justice League #89, 2003), Flash rescata a 532 mil personas de una explosión atómica, llevándolas a 56.327 kilómetros (35 millas) lejos de la zona cero en tan sólo 0.00001 microsegundos.

Tomando en cuenta la cantidad de gente que cargó, que corrió ida y vuelta (70 millas) y el tiempo en el que lo hizo, los expertos han estimado que Flash corrió en esa ocasión 13.333.333.333.333,34 veces más rápido que la luz.

La velocidad no es ni por mucho la mejor de las habilidades de Barry Allen, pero si su principal característica.

Fuente: codigoespagueti.com
Fotografía: codigoespagueti.com