Últimamente, es muy común ver en todos los parques a algún hípster paseando un pug o un bulldog y por eso queremos aclarar que no somos partidarios de discriminar a razas de perros por moda.

Pero, una investigación publicada en PLOS ONE ha dado a conocer que el incremento del amor por estos perros achatados, no sólo es porque resultan “bonitos”, sino porque, al parecer, tienen un comportamiento excelente y amoroso.

El estudio se llevó a cabo en Australia por Paul McGreevy, profesor de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Sídney.

Luego de varios análisis, los expertos constataron que, además del tamaño, la forma del cráneo influye notablemente en el comportamiento. Así, aquellos perros de nariz chata, son más afectuosos y obedientes.

Además, los caninos chatos son más fáciles de entrenar y domesticar y cuando se ven amenazados por una presencia extraña son más agresivos y ladradores para defenderse de una potencial amenaza. Por el contrario, los perros de rostro puntiagudo, son más tímidos y precavidos. Eso explicaría por qué los galgos son grandes guardianes y los afganos tienden a ser más distantes y miedosos.

Otro hallazgo de la investigación es que los perros chatos resultan más atractivos para las personas por la forma de su cráneo pues la posición de sus ojos los hace mirar de forma frontal y directa. Su visión es más humana.

¿Cómo llegaron a esta conclusión?
Existen más de 400 razas caninas, de todas formas y tamaños, y el tamaño de su cráneo puede variar hasta en 28 centímetros de diferencias. Para el estudio, se analizaron 8,000 ejemplares donde tomaron en cuenta su nivel de agresividad, rebeldía y lo sexualmente activos que eran. Además, en otro análisis, se recopilaron los datos de 60,000 perros de 45 razas analizando la relación entre características físicas y comportamiento.

El profesor McGreevy advierte que, aunque estos perros son más amorosos, también debemos tomar en cuenta los problemas de salud que pueden llegar a tener por la necesidad del hombre de cruzarlos hasta obtener el “cráneo chato perfecto”. Así que antes de comprar un perro por moda, piensa en los daños que le estás haciendo a tu futuro mejor amigo.

Fuente: Swagger
Fotografía: prodigy.msn.com