Como decía Tom Clancy, escritor de tecno-trillers, la diferencia entre la realidad y la ficción, es que la ficción tiene mucho más sentido. ¿A qué viene esto? Pues resulta que a Netflix se le hizo buena idea crear una página y una aplicación basadas en el capítulo”Nosedive” de Black Mirror, el cual no sólo es el primero de la tercera temporada de la serie, también se trata de uno de los más finos episodios de la serue, pues goza de la dirección de Joe Wright (Anna Karenina, Atonement, Pride & Prejudice y la futurista Hanna) y la actuación de una Bryce Dallas Howard (Terminator Salvation, Jurassic World, Manderlay y The Village) histérica en busca de popularidad.

Pues bien, la trama del capítulo es muy sencilla: Lacie, la protagonista, representa lo que podría ser la clase media promedio y su único objetivo en la vida es conseguir que su ranking se acerque al 4.5 de calificación, un número mágico con el que podrá conseguir todo lo que siempre ha deseado, incluyendo una casa en una zona residencial, pero sobre todo reconocimiento y popularidad.

Este ranking –basado en aplicaciones como Yelp o Foursquare– lo define todo en un mundo futurista que está a la vuelta de la esquina. Se trata de una especie de pasaporte a un “lugar mejor”. Entre más alta es la puntuación que lo demás te den a partir de tu interacción con el mundo, obtienes una mejor calificación, la cual te permite acceder a una calidad de vida más “aceptable”. Obviamente, como todo en Black Mirror el final no es el mejor.

Pues bien, pensaba que con el ritmo acelerado con el que ha crecido la tendencia de la personalización que ofrecen las marcas y las redes sociales, este sería un paso natural que tardaría algunos años. Facebook de una u otra forma cada vez se trata más de eso, es decir ya no compartimos nuestras publicaciones por el gusto de hacerlo, muchas veces se trata de recolectar likes y reacciones de nuestros “amigos”.

Sin embargo, a Netflix le pareció una gran idea crear una versión web de RateMe, la aplicación que Lacie utiliza en el capítulo. Basta con poner tu nombre de usuario de Twitter y el de la persona que quieres rankear, ponerle un determinado número de estrellas y listo. También puedes consultar tu propio rankig. El asunto es que en el capítulo de la serie entre más bajo es tu ranking vas perdiendo el derecho a más cosas.

Entonces, en sí mismo lo importante no es que todos podamos jugar a calificar al otro, sino lo excluyente que representa calificar a alguien. Es igual a la preparatoria y a los grupos de personas segregando a otros grupos de personas, sólo que en escala macrosocial. Aquí, los adjetivos calificativos desaparecen y es más sencillo demostrar que pensamos de los demás a partir de asignar números.

Fuente: codigoespagueti.com
Fotografía: codigoespagueti.com