El consejero del INE, Marco Antonio Baños, subrayó que el modelo electoral mexicano se ha edificado en un contexto que no da cheques en blanco, pero que arrastra un escepticismo histórico con relación a elecciones libres de fraude, por lo que los resultados se ajustarán a las urnas que validen el voto de las mayorías, sin marginar a las minorías.

Dijo que el antídoto al desencanto que se percibe, no habrá de agotarse en las urnas, sino en cimentar en la población la confianza de que su voto es libre, lo que dará la certeza de que el sufragio depositado en las casillas alienta la apuesta por la democracia, cuando 53 por ciento de la población de América Latina aprueba este sistema de vida.

“Las cifras representan focos de alerta que se suman a la insatisfacción registrada por el Latinobarómetro, en el que señala que 23 por ciento de la gente considera válido que aparezcan gobiernos autoritarios, de mano dura, como alternativa real en sustitución de los gobiernos democráticos”, apuntó.

Afirmó que, para las elecciones más importantes en la historia del país, a celebrarse en 2018, el Instituto Nacional Electoral, con un padrón de 88 millones de votantes, habrá de reclutar un millón 400 mil ciudadanos en 155 mil casillas, quienes le darán legitimidad y credibilidad al sufragio en las urnas.

Destacó que el órgano tiene la gran responsabilidad no sólo de organizar el proceso electoral del próximo año, sino que éste se desarrolle en paz y tranquilidad, por lo que será necesario que 45 mil supervisores y capacitadores de la institución visite a 11 millones de mexicanos, para que sean los propios vecinos los responsables de contar cada sufragio.

“Sin su participación, sería imposible seguir consolidando un modelo de confianza para tener muy cerca las urnas ante los ojos de observadores y representantes de los actores políticos y que, además, todas las fuerzas políticas y candidaturas independientes estén garantizadas en una exposición de sus ofertas en medios masivos”, dijo.

Baños señaló al respecto que tiene registradas 2 mil 898 emisoras de radio y televisión, lo que significa para el INE administrar 55.6 millones de spots, pero pidió denunciar y combatir la compra y coacción del voto, esto implica que el arbitraje y la fiscalización requieren de especial cuidado que para la autoridad son retos mayúsculos.

Indicó que, para tal efecto, el organismo electoral ha diseñado candados y garantías de confianza que no funcionarían sin la participación ciudadana y refrendó que el compromiso del instituto en hacer respetar la voluntad de los votantes que acudan a las urnas para elegir a sus gobernantes.

Fuente: Excelsior
Fotografía: excelsior.com.mx