Cara Delevingne nos ha recordado en los últimos años la importancia de dejar crecer nuestras cejas.

Es posible que por genética, edad, o simplemente porque ya te las has depilado con tanta frecuencia, no puedas lograr el efecto deseado sin pasar media hora en el espejo con un lápiz. Si es tu caso, la micropigmentación de cejas puede ser una gran opción.

Aquí lo que tienes que saber acerca de esta opción estética:

No vas a parecer panda
La micropigmentación no es lo mismo que el tatuaje de cejas. La gran diferencia recae en que el tatuaje de cejas es una línea recta y continua que hace obvio que la ceja no es natural, mientras que la micropigmentación de cejas se realiza con un ‘lápiz’ que penetra en la capa más superficial de tu piel pintando vello por vello con movimientos suaves.

No es permanente
El efecto desaparecerá entre 8 y 12 meses después de haber realizado el procedimiento. Esto es estupendo dado que la moda cambia y tus gustos también.

Visita a un experto
Es necesario que hagas una cita con un experto certificado para que éste te ayude a diseñar la forma de cejas que quieres tomando en cuenta la geometría de tu rostro. Es importantísimo que seas muy honesta con él sobre el resultado que buscas.

Todo cambio toma tiempo
No hagas planes esa noche y prepárate para sentirte un poco rara. Si lo hiciste con un experto, lo más seguro es que hayas quedado muy bien, pero considera que sigue siendo un cambio y necesitarás tiempo para acostumbrarte.

Cuidados posteriores al tratamiento
Durante los primeros días puedes experimentar una leve inflamación y es posible que se forme una costra muy delgada.

Necesitas aplicar la crema curativa que te proporcionará el experto, no exponerte al sol ni meterte al mar o a la alberca. Tampoco debes maquillar la zona que a sido micropigmentada.

Fuente: Glamour
Fotografía: prodigy.msn.com