Desde el originario Adán, a través del genio Newtoniano, hasta llegar a los días de Steve Jobs, curiosamente, una misma fruta ha prevalecido en los escenarios protagónicos de la historia humana. Esta es la historia de algunas de las manzanas más famosas.

-Adán Y Eva: todo era perfecto; convivían junto a dios, inmortales, y el sufrimiento era algo absolutamente desconocido. Todo estaba a su merced, excepto una sola cosa: el fruto prohibido, que para muchos fue un higo, para el resto una manzana, les valió -a ellos y la descendencia humana- el destierro, el sufrimiento y la muerte.

-Blancanieves: el clásico cuento, escrito por los hermanos Grimm e inmortalizado por Walt Disney, posiciona a la manzana nuevamente en el centro de la escena, esta vez, como elemento de transición -o nudo de la historia- entre la protagonista, Blancanieves, y la antagonista, su madrastra.

-Newton: según narra la leyenda, una de las grandes leyes de la ciencia, la Ley de la Gravitación, nació a raíz del azaroso instante en que una manzana se desprendió del árbol, para dar de lleno en la cabeza de Isaac Newton, que meditaba, a la sombra, un caluroso día de verano.

-Robin Hood: seguramente, entre la iconografía de este clásico de todos los tiempos, nada se destaca más que la humilde manzana, prolijamente colocada sobre la cabeza de un amigo confiado, antes de que el héroe, arquero eximio, con los ojos vendados, la parta al medio de un flechazo.

-The Beatles: la banda de rock and roll más emblemática de todos los tiempos, supo erigir a la manzana como símbolo distintivo de su sello discográfico, a tal punto, que muchísimos años después de su extinción, un relanzamiento de la discografía completa fue introducido en una memoria USB con forma de manzana.

-Magritte: El Hijo del Hombre, del genial René Magritte, es una pintura sobre lienzo, de 1964, considerada como una de las obras más importantes del surrealismo, cuyo leitmotiv es precisamente a una manzana, situada justo por delante del rostro de un hombre que mira de frente.

-Steve Jobs: la célebre manzana mordida, logo y emblema de la compañía Apple, sufrió muchas transformaciones desde su diseño original, aunque nunca abandonó una estética minimalista, reflejo de una impronta sencilla y pujante, que supo cambiar la historia de las computadoras.

Fuente: culturizando.com

Imagen: catwalker / Shutterstock.com