No solo es el centro de esquí más alto de Europa y parte de la mayor zona de esquí del mundo, ahora Val Thorens en los Alpes franceses ha sido elegida la mejor estación de esquí del mundo este 2017.

El complejo, que se encuentra en una gran cuenca natural a 2,300 metros de altura, ganó la distinción por segundo año consecutivo en una glamorosa ceremonia en los World Ski Awards en Kitzbühel, Austria.

Val Thorens, que tiene ofertas para todos los presupuestos y ha construido seis hoteles de 4 y 5 estrellas en los últimos seis años, forma parte de los famosos 3 Vallees: 600 kilómetros de pistas y enlaces a Meribel y Courchevel.

“Los esquiadores aman Val Thorens y lo han demostrado nuevamente este año”, dijo Gregory Guzzo, director de la Oficina de Turismo de Val Thorens. “Estamos muy contentos, este es el resultado de un equipo que todos los días se esforzó en ofrecer lo mejor a sus clientes”.

Estos premios que son un referente, obtuvieron en su quinta edición 1.6 millones de votos en línea de profesionales de la industria y público en 85 países.

En la categoría de hotel, el W, en la lujosa estación suiza de Verbier, también conservó su título como el Mejor Hotel de esquí del mundo.

El vanguardista W Verbier ganó de nuevo por su interpretación de la elegancia alpina contemporánea, con seis restaurantes y bares y chimenea y balcón privado en cada una de sus 123 habitaciones.

Fahrenheit Seven, en Val Thorens, fue nombrado el Nuevo Mejor Hotel de esquí del mundo, mientras que Vale Niseko, en Japón, logró su tercer triunfo consecutivo en la categoría de Mejor Hotel Boutique de esquí.

En el histórico pueblo suizo de Zermatt, donde los chalets de lujo son tan abundantes como los copos de nieve, Chalet Les Anges, creado por la reconocida diseñadora de interiores Magali de Tscharner, se llevó el premio al Mejor Chalet de esquí del mundo.

El edificio de 700 metros cuadrados y tres plantas está hecho de madera recuperada y cuenta con enormes ventanas panorámicas. Seis de las siete habitaciones tienen vistas a la icónica montaña Matterhorn.

La impresionante zona de spa tiene como joya una piscina de granito negro y un jacuzzi con vistas hacia el Matterhorn.

El suntuoso Chalet Alpaca, en la estación de esquí Méribel, con piscina exterior, bañera de cobre, spa, sala de cine, sala de juegos, gimnasio y sala de escalada, fue reconocido como Nuevo Mejor Chalet de esquí del mundo.

La exclusiva zona de Deer Valley, al este de Salt Lake City en Utah, se ganó el premio a la mejor estación de esquí en Estados Unidos, mientras que Lake Louise, en el corazón del Parque Nacional Banff, fue la mejor en Canadá.

En Europa, Laax fue elegida como la mejor estación en Suiza (y la mejor estación de estilo libre del mundo); Val Gardena, que forma parte del circuito de Sella Ronda en las montañas Dolomitas, triunfó en Italia; y Kitzbuhel, sede de la infame carrera de descenso de Hahnenkamm, quedó primera en Austria.

Rusutsu, en la isla de Hokkaido, fue nombrada la mejor estación de esquí de Japón.

Rocksresort en Laax, Suiza, que quedó con el premio del Mejor Hotel Ecológico de esquí del mundo por su uso de edificios de piedra, que se calientan con energía renovable procedente de biomasa.

Para aquellos que buscan la máxima emoción en la materia, Bella Coola Heli Sports en las montañas Coast Range de Columbia Británica fue reconocida como la Mejor Operadora de heli-esquí del mundo.

Bella Coola presume de tener 2.64 millones de acres exclusivos de nieve prístina, e incluye entre sus cuatro alojamientos al galardonado Tweedsmuir Park Lodge.

“Somos afortunados de tener algunos de los guías de heli-esquí más experimentados del mundo, por lo que podemos ofrecer esta excitante experiencia a la vez que mantenemos los más altos estándares de seguridad posibles”, dijo el propietario Beat Steiner.

“Más allá de la nieve, a los visitantes les encanta la atención al detalle y el servicio personalizado brindado por el personal de nuestros alojamientos”.

Fuente: Expansión
Fotografía: prodigy.msn.com