Los tacones ahora son un símbolo de feminidad pero no siempre fue así. Antes, los hombres también los usaban por su funcionalidad y para demostrar estatus.
Origen
Los zapatos de tacón provienen del calzado para montar caballos que usaban los persas, asegura Elizabeth Semmelhack, curadora del Bata Shoe Museum de Toronto. Éste tenía una parte trasera que se atoraba en los estribos para que el jinete tuviera mejor estabilidad al lanzar el arco.

Tiempo después, en Europa Occidental se adoptó el uso del tacón en la aristocracia. Para los hombres de esta clase social, estos zapatos demostraban virilidad y los ayudaban a mantener su ostentosa ropa limpia de la suciedad de las calles.

los hombres

Pintura de Louis XVI usando tacones

La Ilustración y su impacto en la moda
Cuando esta moda se filtró a las clases más bajas, los nobles decidieron ponerse tacones más altos, de hasta 50 centímetros de altura.

En 1630 los hombres comenzaron a usar zapatos más cuadrados y las mujeres más delgados y estilizados. Y, a partir de la Ilustración, la ropa masculina se volvió más cómoda y práctica para ellos.

Gracias a este movimiento intelectual, los hombres fueron educados para ser ciudadanos sin importar su procedencia. Sin embargo, las mujeres eran vistas como seres sentimentales e ineducables, así que la moda, en vez de volverse cómoda para ellas, se volvió más engorrosa y limitante.

Tiempos modernos
Cuando se inventó la cámara, los tacones tuvieron otro momento de prestigio. Las pin-ups adoptaron este calzado como muestra de sensualidad pues estar parada unos minutos no representaba una molestia; sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial esta prenda se popularizó.

A partir de la década de los 60, los stilettos marcaron una tendencia en la ropa de las mujeres. Los zapatos de tacón bajo fueron adoptados por el movimiento feminista y los de gran altura por las mujeres que buscaban expresar su sexualidad a través del calzado.

¿Cómo te gustan los zapatos a ti?

Fuente: ActitudFEM
Fotografía: prodigy.msn.com