“Comer sano” puede ser un término dietético en boga, pero es sencillo de adoptar si eres corredor. Después de todo, los alimentos orgánicos, con nutrientes beneficiosos para tu salud, con contenidos bajo (o libre) de aditivos, se cultivan de manera orgánica y sostenible, y son buenos para tu salud física y para conseguir tu pico de forma.

No es una novedad que añadir a tu plato frutas, vegetales, cereales integrales y proteínas vegetales (soja, cereales, alubias, frutos secos y semillas) ha demostrado reducir el riesgo de las enfermedades asociadas a la vejez, como el cáncer, enfermedades cardiacas y diabetes. Los corredores se benefician al añadir estos alimentos, ya que tienen nutrientes que aceleran la recuperación y aumentan el rendimiento.

Aquí tienes cuatro maneras para limpiar tu dieta:

CONTROLA LOS ALIMENTOS PROCESADOS

La mejor manera de controlar lo que comes es hacerte tus propias comidas y aperitivos. Si comes alimentos envasados, lee la etiqueta de información nutricional y evita los productos con muchos ingredientes, sobre todo los que no puedes pronunciar, ya que probablemente serán azúcares añadidos poco sanos, grasas hidrogenadas o aditivos.

Pruébalo: En vez de galletas envasadas con cobertura de queso, elige galletas integrales cubiertas con queso de verdad. Es un gran aporte de grasa, calcio y cereales integrales, lo que te harán sentirte lleno de enrgía.

CUIDADO CON EL SODIO

Los corredores necesitamos socio para regular los niveles de líquido. Pero hay estudios que demuestran que mucha sal puede acabar siendo problemática, sobre todo si tienes niveles bajos de potasio (un mineral que se encuentra en la fruta fresca y en las verduras). Las comidas procesadas, la comida rápida y las comidas precocinadas son los principales responsables de que te suba el sodio, así que evítalos y tu ingesta de sal permanecerá en niveles lógicos.

Pruébalo: Mira el nivel de sodio de las etiquetas nutricionales y trata de que tu ingesta esté entre 1.500 y 2.300 miligramos por día. No añadas sales a tus comidas.

A TOPE CON FRESCOS

Elige fruta fresca, verduras y proteínas magras.

Pruébalo: Una ensalada con mezcla de verduras, tomates, zanahorias y tirabeques, con un huevo duro en rodajas y una salsa vinagreta, con una rodaja de pan integral te proporcionará fibra, proteína, carbohidratos de calidad y un poco de grasa saludable. Si buscas una comida para antes de correr con buen aporte de calcio, moja trozos de fruta fresca en yogur natural con miel.

MEJOR SI ES ORGÁNICO

Las comidas orgánicas, sobre todo si están cultivadas así, tienen menos contaminantes y residuo pesticida. En general, las comidas que llegan a nuestros supermercados son seguras, pero si quieres que tu cuerpo vaya al máximo, comer sano es lo mejor para que los ingredientes dañinos o indeseables vaya al mínimo.

Pruébalo: Elige productos orgánicos y evita pesticidas, y lácteos y carne orgánica para eliminar los antibióticos.

Fuente: Runner’s World
Fotografía: prodigy.msn.com