Tocar a otros a través de los abrazos o el simple contacto físico, tiene muchísimos beneficios fisiológicos y hormonales que no solo impactan en la persona que los recibe, también en tu cuerpo.

También los canales de comunicación tienden a abrirse. El contacto físico es un atajo que dice tantas cosas y que sin duda reduce el estrés que a veces generamos.

Hacerlo, ¡en verdad ayuda!

En el momento en que tus manos tienen contacto con otras personas, tu cuerpo empieza a producir oxitocina, la hormona de la felicidad y el amor.

Diversas investigaciones comprueban que tocar ayuda a disminuir los niveles de cortisol y fomenta la creatividad.

Recuerda que tocar es un lenguaje no verbal súper poderoso. Este contacto físico incluye desde tocar el brazo, la espalda, la mano, hasta un abrazo.

Fuente: Moi
Fotografía: prodigy.msn.com