El nuevo reglamento de Tránsito del Distrito Federal, que entrará en vigor a partir del martes 15 de diciembre, no contempla multas económicas para peatones y ciclistas, pero sí una serie de obligaciones y disposiciones que deberán cumplir para circular de forma segura en las calles de la ciudad.

Las nuevas reglas establecen que las personas que vayan a pie o en bicicleta tienen la prioridad en la utilización de los espacios viales, sin que ello los exente de cumplir también con varias reglas y obligaciones orientadas a mantener el orden.

En caso de que estas disposiciones no se cumplan, el reglamento faculta a los agentes de tránsito para marcarles el alto con la finalidad de amonestarlos verbalmente e indicarles la disposición que no estén cumpliendo.

En el caso de que un peatón o un ciclista agreda verbal o físicamente a un agente de tránsito, se procederá con su detención y remisión al juzgado cívico.

Ciclista: sin celular ni casco
El reglamento prohíbe que los ciclistas utilicen el teléfono celular o cualquier tipo de dispositivo de audio cuando estén conduciendo, con el objetivo de evitar distracciones y accidentes. Solo podrán hacerlo cuando se encuentren detenidos. Los ciclistas tampoco podrán ir en las banquetas ni en calles exclusivamente peatonales.

Se trata de una de varias prohibiciones y obligaciones expresas que contempla principalmente el capítulo III del reglamento:

Lo que prohíbe el reglamento a los ciclistas
Circular en las aceras y áreas reservadas para uso exclusivo de peatones con excepción de niños de 12 años y policías.
Circular en carriles exclusivos para transporte público a menos que haya señalamientos que lo permitan.
Detenerse sobre áreas reservadas para tránsito de peatones.
Circular por carriles centrales de vías de acceso controlado.
Circular entre carriles a menos que haya transito detenido y se para colocarse en un área de espera o sitio visible.
Llevar objetos que obstruyan visibilidad o carga que impida agarrar el manubrio con las dos manos.
Sujetarse a otros vehículos en movimiento.
Usar el celular o cualquier dispositivo de audio mientras la bicicleta esté en movimiento.
Además de lo anterior, el reglamento define algunas disposiciones para los ciclistas encaminadas a fortalecer su propia seguridad. Por ejemplo, se les pide circular “preferentemente” por las ciclovías donde existan, a menos que estén obstaculizadas por algún motivo.

En caso de ir en los carriles convencionales de circulación, los ciclistas deben procurar ir en el de extrema derecha pero ocupando siempre un espacio propio en el centro de ese carril.

En vías primarias las personas en bicicletas deben detenerse con la luz roja del semáforo pero en calles secundarias pueden pasársela si lo hacen con precaución y no vienen vehículos cerca, de acuerdo a lo que establecen las nuevas reglas.

El reglamento no exige a los ciclistas utilizar ningún casco de protección. Lo que si pide es que en horarios nocturnos o zonas d época visibilidad, estos porten aditamentos luminosos o bandas fluorescentes para que puedan ser identificados fácilmente. La bicicleta también debe contar con reflejantes o luces, una roja en la parte trasera y blanca en la parte delantera.

Las nuevas reglas permiten además que en una bicicleta pueda viajar además del conductor un niño menor de cinco años pero debe hacerlo en un compartimento o silla adecuada, con sujetador y protecciones, y en este caso el menor si debe de portar protección en la cabeza.

Aunque el reglamento prohíbe a los ciclistas circular en las banquetas o calles que son peatonales, si permite que estos puedan estacionar su bicicleta en dichos sitios, siempre y cuando sea en un punto donde no estacionen el paso de las personas.

Peatones: prioridad y precaución
El nuevo Reglamento de Tránsito del Distrito Federal ubica como prioritarios a los peatones, debido a que son el actor más numeroso en la vía pública y también el que se encuentra en condiciones de mayor vulnerabilidad.

Por ello la gente que anda a pie tiene prioridad de paso prácticamente en la mayor parte de la calle siempre y cuando lo haga con precaución.

“Antes de cruzas una vía, el peatón debe voltear a ambos lados de la calle para verificar que los vehículos tienen posibilidad, por distancia y velocidad, de frenar para cederles el paso; así mismo procurar el contacto visual con los conductores” indica el reglamento.

Para cruzar una avenida o arteria primaria, la gente que va a pie tiene la obligación de hacerlo a través de los cruces peatonales (franjas de cebra). Solamente si se trata de una calle secundaria con menos de dos carriles la gente podrá cruzar en cualquier punto siempre y cuando lo haga de forma segura

Entre las obligaciones que tienen los peatones estipuladas en el artículo 5 del reglamento está el obedecer las indicaciones de los agentes, personal de apoyo vial, promotores voluntarios así como la señalización vial.

En las avenidas de acceso controlado y arterias primarias como Periférico o Circuito Interior, la gente debe cruzar por los puentes peatonales

También el reglamento le exige a los peatones que permitan el paso a un vehículo de emergencia de cualquier tipo con las luces encendidas. De igual forma, la gente dará preferencia de paso a aquellos que utilicen ayudas técnicas o se encuentren con alguna discapacidad que limite su movilidad.

El proceso de “sanción”
El artículo 59 del reglamento define en cinco pasos el proceso que deberán aplicar los agentes para detener y sancionar a los peatones y ciclistas que infrinjan algunas de las nuevas disposiciones viales.

Como primer paso se hará la indicación para que la persona que cometió la infracción se detenga. El segundo punto será que el agente de tránsito se identifique plenamente con su nombre y placa correspondiente.

El tercer paso consiste en que el agente le indicará al infractor la falta cometida y le mostrará el artículo del reglamento que hay violado.

Luego vendrá la sanción. “Será una amonestación verbal al infractor por la conducta riesgosa y lo conminará a transitar de acuerdo a lo estipulado por este Reglamento” indica el artículo 59.

El quinto paso de ser necesario corresponderá a la remisión del peatón o ciclista ante un juez cívico solamente si este insulta o denigra al agente de tránsito.

Cabe recordar que este proceso solo podrá ser aplicado por los mismos policías de tránsito que están autorizados para emitir infracciones a los automovilistas. La Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal anunció que son mil 400 agentes en total los facultados para emitir este tipo de sanciones.

Fuente: animalpolitico.com

Fotografía: Cuartoscuro