Carlos Slim va siempre acompañado de al menos cuatro guardaespaldas que vigilan sus pasos y la gente alrededor del magnate. Cuando se trata de eventos al interior del Museo Soumaya, la protección se proporciona a distancia. Este es el ambiente en que Slim camina con mayor soltura, sonríe más a menudo que en los eventos corporativos e incluso se detiene ante los admiradores que no quieren perder la oportunidad de tomarse una foto con el hombre más rico de México.

Durante la presentación de la exposición La Puerta del Infierno, Carlos Slim dijo sentirse muy complacido de que el museo y sus colecciones sumen ya más de seis millones de visitantes.

La pieza que corona la exposición es un grupo escultórico creado por el artista francés Auguste Rodin. La Puerta del Infierno mide 5.2 metros de alto, 3.9 metros de ancho y 1 de profundidad. Contiene 180 figuras cuyas dimensiones fluctúan entre los 15 centímetros y poco más de un metro.

Esta particular escultura está basada en La Divina Comedia de Dante Alighieri, fue encargada en 1880 por Edmond Turquet a Rodin en nombre del estado, para el Museo de Artes Decorativas de París

Sin embargo, el proyecto quedó cancelado y se fundió hasta después de la muerte del artista.

Actualmente hay sólo ocho piezas como ésta, dos en Estados Unidos; otra en Francia, dos más en Japón, una en Suiza, una en Corea, y la pieza que corona la colección personal de Rodin de Carlos Slim, en el Museo Soumaya.

La escultura viajó desde París hasta México en una caja de madera con un peso conjunto de 9.3 toneladas.

A manera de celebración, la llegada de La Puerta del Infierno está acompañada de una exposición conjunta con el museo Rodin de París. La muestra contempla más de 100 piezas en torno a la obra del artista y estará abierta hasta septiembre de 2016. Sin embargo, la Puerta del Infierno será una pieza para el acervo permanente.

Fuente: Forbes
Fotografía: forbes.com.mx