Su nombre era (¿es?) Rudolf Fenz, y algunos señalan que cumplió el sueño de casi cualquier mortal, viajar en el tiempo, aunque el resultado de su viaje fue fatal. ¿Es eso posible?

Cuenta la historia que un hombre murió en la calle, atropellado por un auto, en Nueva York, una noche de 1950. Cuando revisaron sus bolsillos, los agentes policiales encontraron monedas del siglo anterior, y una carta a nombre de Rudolf Fenz fechada en el año 1876.

Las autoridades buscaron más datos del paradero del tal Fenz, pero apenas encontraron, en una guía telefónica de 1939, a un tal Rudolf Fenz Jr., quien había muerto hacía años. La viuda, al ser consultada, relató que algo extraño había sucedido, no con su marido sino con el padre, quien había desaparecido hacía muchísimos años, sin dejar rastros. Al buscar en los archivos, el detective encargado del caso encontró la nota de la desaparición, y al ver la foto del desaparecido advirtió que era igual a la víctima del accidente de tránsito; es decir, cuenta la leyenda, que se trataba del mismo Rudolf Fenz.

Esta historia sorprendió durante décadas a numerosas personas en todo el mundo, siendo contada como real; hasta que hace pocos años el investigador Chris Aubeck descubrió su verdadero origen: un artículo del periodista Vincent H. Gaddis publicado en The Journal of Borderland Research, en 1972, hecho con la intención de generar una atractiva y duradera leyenda urbana, basada en un relato de ciencia ficción del autor Jack Finney, llamado “Estoy asustado”.

Décadas después puede confirmarse que el relato no es real, pero que el objetivo de Gaddis está largamente cumplido.

la increible

FUENTE: SuperCurioso

Imagen: Shutterstock // mx.tuhistory.com