Dicen los expertos, que el Himno Nacional Mexicano se encuentra dentro de la categoría de “Los himnos más bellos de todo el mundo”, pero ¿sabes cuál es la historia de esta melodía que hoy en día nos identifica en el mundo?

Los registros de la historia mexicana no tienen ningún dato de que hubiera existido algo similar a un himno nacional hasta la Conquista Española, pues fue en esta época donde florecieron los llamados “himnos religiosos”; sin embargo, la primera vez que existió en México algo muy parecido a un Himno Nacional fue la llamada Marcha Real, que desde 1761 se empezó a usar en España y sus colonias durante las ceremonias cívicas, y que se convirtió en una obra de cierto agrado que influyo en los años posteriores en el nuevo nacionalismo mexicano que se formó durante la guerra de Independencia.

No se sabe a ciencia cierta por qué, pero durante el gobierno de Antonio López de Santa Anna, el 12 de noviembre de 1853, se dio a conocer el concurso que tenía como fin seleccionar un poema patriótico y su musicalización para formar un Himno a la Patria.

El resultado para la letra se publicó el 4 de febrero de 1854, siendo ganador el potosino Francisco González Bocanegra, quien luego se supiera realizó la letra mientras permanecía encerrado en una habitación, por quien era entonces su prometida Guadalupe González del Pino, ya que él no quería participar en el concurso.

Como decía la convocatoria, tras darse a conocer al ganador de la letra se abrió el concurso de la música, siendo ganadora la obra del músico italiano Giovanni Bottesini, pero simplemente no gusto; así que se convocó a un nuevo certamen, donde se eligió “Dios y libertad” del español Jaime Nunó, un director de bandas de guerra que Santa Anna había conocido en Cuba y llevaba años en México.

El Himno ha sido traducido a varias lenguas indígenas: maya, náhuatl, mixteco, tepehuano, chinanteco, teenek (huasteco), entre otros. También existe una versión en bajo alemán, la lengua hablada por los menonitas.

Finalmente, cabe mencionar que hoy en día, el Himno Nacional de México se interpreta y canta de forma reglamentada, restringiendo su uso a conmemoraciones oficiales. Desde 1855 se eliminó la ejecución de varias estrofas que aluden al dictador Santa Ana y al primer emperador lturbide. Desde el 20 de octubre de 1942, el gobierno determinó, a través de la Secretaría de Educación Pública, que la ejecución incluya sólo dos de las 10 estrofas, intercalando en ellas cinco veces el coro.

Fuente: De10
Fotografía: prodigy.msn.com