Ja prestigiada revista científica Proceedings Of The National Academy Of Sciences publicó una investigación realizada por académicos de la Universidad de Münster, Alemania, liderados por el astrónomo Thomas S. Krujier, en la que estudian la antigüedad de Júpiter. Los investigadores descubrieron que Júpiter es el planeta más viejo del Sistema Solar, pero también, sorprendente mente, es más antiguo que el Sol.

Para realizar su estudio, los especialistas analizaron isótopos extraídos de varios meteoritos, y midieron las concentraciones de molibdeno y tungsteno en los meteoritos ferrosos, que sugieren que Júpiter debió haberse formado antes que el Sol. Los investigadores alemanes sostienen que los dos tipos de meteoritos de hierro que existen se formaron por separado en el interior de la nube de polvo y gas de la que surgió nuestro Sistema Solar.

Si su hipótesis es cierta, las dos familias de meteoros nunca llegaron a mezclarse. La explicación más probable para que exista esta separación entre las dos familias de meteoros es que entre ambas se encontraba un Gigante Gaseoso… ni más ni menos que Júpiter.

De acuerdo con los investigadores, el núcleo de Júpiter debió formarse en el transcurso del primer millón posterior a la condensación molecular que dio forma al Sistema Solar. En ese entonces, el Sol solo era una protoestrella, y no tenía la densidad suficiente como para que en su interior comenzara el proceso de fusión del hidrógeno.

Además, los astrónomos Scott Sheppard, Chadwick Trujillo y David Toltén, descubrieron dos lunas nunca antes registradas que giran alrededor de Júpiter. Los dos satélites son muy pequeños, uno mide un kilómetro de diámetro y el otro dos kilómetros de diámetro. Con esto el Gigante Gaseoso ahora cuenta con 69 lunas registradas. Las nuevas lunas tendrán los nombres provisionales de S/2016 J1 y S/2017 J1.

Fuente: codigoespagueti.com
Fotografía: codigoespagueti.com