En una democracia como la que vivimos en México la información es considerada como un bien que no tiene precio, ya que gracias a ella se toman decisiones que nos interesan o que nos afectan, según sea el caso. Por ello, desde hace más de una década, en nuestro país contamos con una ley federal de acceso a la información que norma el ejercicio de las personas para adquirir información y la obligación de las autoridades de facilitarla.

1

 

 

2