Con precaución y temor se llevará a cabo la celebración del inicio de la independencia de México este 15 de septiembre que estará cubierta bajo un riguroso sistema de seguridad por parte del Estado Mayor Presidencial (EMP)

Seis máquinas de Rayos X y 20 arcos detectores de metales instalados en los accesos a la Plaza de la Constitución prevendrán el posible acceso de armas al primer cuadro de la ciudad, por lo que ningún ciudadano podrá pasar con armas, botellas, palos, pilas, llaveros u otros objetos que puedan ser lanzados.

Los encargados de la seguridad tienen la encomienda especia de evitar que alguien introduzca luces láser entre sus ropas ya que en septiembre de 2013, un estudiante fue detenido por portar un láser y apuntarlo al Jefe del Ejecutivo.

También se impedirá el paso de globos, huevos con confeti o harina, paraguas, palos de banderas y espumas en aerosol.

Elementos del EMP apartaron con vallas metálicas el frente de Palacio Nacional para la colocación de gradas y extendieron su espacio hacia la plancha del Zócalo en aproximadamente 100 metros.

En las acciones de seguridad participarán más 7 mil elementos, tanto del Distrito Federal como de instancias federales.

El Agrupamiento de Granaderos, la Policía Preventiva y la Policía Auxiliar serán desplegados en el perímetro y serán los primeros en replegar posibles manifestaciones.

Los arcos de seguridad estarán a cargo de la Policía Federal, apoyados por el EMP, quien será el responsable de las posiciones estratégicas en toda la Plaza y de las revisiones a los invitados.

El mismo martes, en edificios aledaños será colocado un equipo de francotiradores.

Previo a la ceremonia, perros entrenados para la detección de explosivos serán utilizados para una inspección de edificios aledaños al Zócalo y diversas zonas de Palacio Nacional.

Fuente: revoluciontrespuntocero.com/

Fotografía: elpuntocritico.com