Una de las grandes preguntas que nos hacemos al salir con nuestro automóvil es ¿dónde nos estacionaremos?

Hoy en día, encontrar un lugar para aparcar en los centros comerciales o un espacio de parquímetro en las calles nos obliga a agregar a nuestro itinerario al menos unos 10 minutos más para no llegar tarde a nuestra cita o destino.

Sin embargo, ni siquiera en un estacionamiento nuestro vehículo está completamente exento de que le suceda algo, por ejemplo, un robo de autopartes, herramienta o neumático de refacción, o incluso del vehículo entero, pero también, de daños a la pintura o al chasis. En estos casos, ¿quién se hace responsable? ¿a qué tienes derecho como usuario?

Para empezar, depende de qué tipo de estacionamiento estemos hablando. Hay dos tipos: de autoservicio o valet parking.

Cada uno de estos lugares cuenta con coberturas específicas en caso de algún siniestro, en situación específica de la Ciudad de México, y es importante que las conozcas para no ser sorprendido.

Los de autoservicios

Aquí hay poco que decir. Uno llega, toma su boleto y se estaciona donde más le convenga o, en ocasiones, donde se encuentre lugar. Dado que ninguna persona del establecimiento interviene en el acomodo de tu coche, aquí es donde menos responsabilidades se tienen.

La ley de estacionamientos de la Ciudad de México obliga a estos lugares a contratar un seguro por robo total e incendio en el establecimiento si es atribuible al titular.

PRECAUCIÓN. En un estacionamiento de autoservicio, guarda los artículos de valor en la cajuela para no llamar la atención de los ladrones.

En caso de que tu coche sea robado acude a la administración del lugar para que ellos llamen inmediatamente a su compañía aseguradora y haga valer su póliza.

Obviamente, tienes que tener tu boleto contigo y proceder a la denuncia correspondiente con el Ministerio Público.

Sin embargo, si tú percibes un rayón o un robo de autoparte de tu coche no todo está perdido. Avisa a la administración y a tu compañía aseguradora para proceder al pago de las piezas si es que tu póliza las cubre.

Con Valet Parking

Estos estacionamientos deben cumplir con otro tipo de cobertura para sus clientes. Dado que tú no operas tu coche para estacionarlo, tienen mayores responsabilidades y la cobertura va por robo total o parcial y daños, así como destrucción causado por el personal del estacionamiento.

Una vez que se llega al sitio lo primero que se debe hacer es solicitar tu respectivo boleto y también conocer el nombre de la persona que recibe tu coche. Todo esto es por si es necesaria una reclamación.

Al momento de recoger tu vehículo verifica que no tenga ningún golpe, rayón o robo de alguna autoparte o cualquier dispositivo de valor que dejaras dentro del coche.

Si notas la ausencia de alguna pieza o un daño a tu unidad repórtalo inmediatamente y no abandones el lugar porque una vez que estés fuera del inmueble ya no podrás hacer nada al respecto.

ATENTO. Verifica las cláusulas del boleto de estacionamiento. Si no estás de acuerdo con ellas busca otro lugar.

La gerencia debe llegar contigo para asistirte en caso de un daño o robo, aunque si notas que no cooperan también puedes solicitar la asistencia de una patrulla para solucionar el problema.

Siempre es importante leer las cláusulas detrás del boleto para que, en caso de no estar de acuerdo con las políticas, salir y buscar otro sitio que se acople a nuestras necesidades.

No lo olvides

>> Si te estacionas en un lugar con valet parking, reporta todos tus artículos de valor y verifica que los mismos sean anotados en tu boleto.

>> Revisa que en tu boleto sean anotados los detalles o daños que tenga tu vehículo. Cualquier anomalía que detectes cuando te lo regresen reclámalo de inmediato.

>> Que ningún estacionamiento te sorprenda si tu coche fue robado. Todos deben contar con cobertura contra robo total, más no parcial.

Fuente: Atracción 360
Fotografía: prodigy.msn.com