Seguro has oído hablar de las famosas mascarillas negras de carbón, que prometen eliminar todos los puntos negros e impurezas de tu rostro para dejar tu piel perfecta y radiante.

Suena tentador, ¿no? Pero antes de probarla debes saber que representa un gran peligro para tu cutis.

La mascarilla negra NO es soluble al agua, una vez seca se solidifica y a veces resulta casi imposible retirarla por su alto nivel de adherencia, lo que causa mucho dolor y genera irritaciones que pueden dañar la capa más superficial de la piel.

Es decir, funciona como un pegamento que se adhiere tanto a nuestra piel que al quitarla no sólo se lleva los puntos negros (por cierto, no todos y no a profundidad), sino también el vello facial. Si al final sientes la piel suave es por la hinchazón y porque te ha depilado toda la cara.

Por si fuera poco, la versión casera se hace mezclando carbón activado con pegamento, y los efectos pueden ser aún peores que con la de marca. Otras recetas dicen que hay que usar gelatina en vez de pegamento, que quizá es más suave con el cutis.

La opinión de los expertos…

Los dermatólogos aseguran que las mascarillas no tienen porqué doler al nivel de que sientas que te arrancan la cara, quizá una leve molestia, pero nada más. Por si fuera poco, afirman que no son tan efectivas como prometen.

Lo que hacen es exfoliar “retirando la capa más superficial de la capa córnea (la barrera externa de la piel). De ahí los restos blanquecinos que vemos. Pero el punto negro va a seguir estando o rellenándose de queratina en breve”, comentó la dermatóloga Mayte Truchuelo en entrevista para el portal S Moda

Este tratamiento es tan agresivo que podría ocasionar dermatitis irritativa cutánea, es decir, enrojecimiento, descamación e incluso erosiones o heridas superficiales. También podrían desencadenar un brote de cuperosis o rosácea (piel extremadamente sensible con rojeces en mejillas y mentón), o dejarte una piel demasiado sensible, con gran irritabilidad cutánea e intolerancia a casi todos los cosméticos.

En las redes abundan los videos de fails con la famosa mascarilla negra, que si bien nos pueden dar risa, en realidad le causaron mucho sufrimiento a las protagonistas e incluso hay chicas han llegado a perder las cejas.

Si quieres gozar de los beneficios del carbón activado puedes hacerlo con mascarillas sin efecto peel-off, aunque lo mejor para lucir una piel sana y radiante es enfocarte en tu rutina de limpieza diaria y acudir al dermatólogo para una limpieza profunda dos veces al año.

Fuente: Veintitantos
Fotografía: prodigy.msn.com