Uno de los aliados más fuerte de una mujer es el maquillaje, y es una verdad innegable: realza nuestra belleza, mejora nuestro autoestima y hasta nos pone de buenas.

Ya que lo usamos casi todos los días, maquillarnos se ha convertido en un hábito que en ocasiones lo hacemos a las carreras o en un lugar indebido. Eso te puede ocasionar problemas en tu piel y que tu maquillaje se estropee fácilmente.

Para que no te ocurra esto, te sugerimos que sigas los siguientes consejos:

1. Limpia tu piel: Un maquillaje con el rostro descuidado se estropea fácilmente. Para un buen maquillaje, es necesario tener un rostro perfectamente limpio e hidratado.

2. No te maquilles inmediatamente después de limpiar tu rostro: esto te puede ocasionar barros y espinillas. Deja que respiren los poros y se absorba completamente tu crema facial.

3. Usa el tono de base correcto: creemos que lo ideal es usar un tono más claro que nuestra piel. Esto podría ocasionar que te veas con paños. Elige el tono de acuerdo al maquillaje correspondiente a tu piel.

4. Uso de las ampollas “flash”: su objetivo es que el maquillaje fije por más tiempo, pero no por tanto, ya que llega a cuartearlo y da la apariencia de que tienes arrugas. Lo conveniente es que lo uses en algún evento nocturno, donde no tengas que prolongar tu maquillaje por muchas horas.

5. Perfil del labio: no los delinees antes de poner tu labial, sino después.

6. No aprietes tus labios: esto es muy común después de aplicar un labial, y lo único que ocurre es que se resecan los labios y se cuartean. Para humectarlos, utiliza crema humectante de cacao para labios, antes de maquillarte y después de tu limpieza facial por las noches.

7. Delineador de ojos: normalmente se usa en el párpado inferior, pero eso sólo opaca tu mirada. Los expertos recomiendan usarlo en el párpado superior.

Como último consejo, te recomendamos que te des tu tiempo en las mañanas para arreglarte de manera tranquila y sin prisas, en un espejo bien iluminado y con los accesorios necesarios. Notarás la diferencia.

Fuente: Padres e Hijos

Fotografía: prodigy.msn.com