El Instituto Nacional (IPN) ya tiene director es Enrique Fernández Fassnacht, hasta ayer secretario general de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies).

Qué lamentable que el gobierno se haya tomado tanto tiempo en decir que era él, indicaron los politécnicos al conocer casi a la medianoche el nombramiento. Fernández Fassnacht ha participado como parte de la representación gubernamental en las mesas de diálogo, lo que les pareció muy mala señal a los estudiantes.

El nombramiento lo hizo público el subsecretario de Educación Superior, Fernando Serrano Mugallón, luego de una larga jornada de diálogo en el auditorio Alejo Peralta de Zacatenco.

Al inicio de la sexta reunión plenaria, Serrano informó que la designación fue realizada ese mismo día, pero que su nombre se daría a conocer hasta que los acuerdos entre alumnos y funcionarios fueran formalizados.

La mesa de diálogo bipartita se declaró en sesión permanente para formalizar los convenios que darían respuesta a las demandas estudiantiles.  Ya había cinco preacuerdos prácticamente listos ayer, y tres más fueron trabajados, pues aunque se tenían avances, los alumnos querían hacer ciertas precisiones al respecto.

El primer punto de los tres, referente a los grupos porriles, fue mero trámite, pues los funcionarios aceptaron las modificaciones pedidas por los politécnicos.

Por otro lado, dos horas duró la infructuosa discusión en torno a la participación del nuevo director en la planeación del congreso nacional politécnico (CNP). Los jóvenes pedían que no tomara parte en ello y que la constitución de la comisión que lo organiza estuviera a cargo de un grupo estudiantil. “El congreso debe ser plural desde su nacimiento”, opinaron los funcionarios quienes se oponían a la pretensión de los alumnos, pues “todos los sectores del Politécnico deben estar presentes, y por ello el representante legal de la institución deberá participar”.

Por su parte, los estudiantes aseguraron que realizarían un congreso que pasaría por un proceso “legítimo, democrático, que va a tener representación proporcional”.

Sin avance, el punto se dejó en pausa y se abordó el tema siguiente: el incremento presupuestal para el IPN. El conflicto surgió porque el gobierno en voz de José Ángel Mejía Gómez del Campo, jefe de la unidad de evaluación de la Secretaría de Hacienda, dijo que en atención a la demanda estudiantil, el gobierno se comprometería a incrementar mediante ahorros y otras vías de financiamiento, en 200 millones de pesos la partida del instituto para 2015, que será de 15 mil millones de pesos, según la propuesta enviada por el Ejecutivo al Congreso de la Unión.

A los jóvenes les pareció insuficiente el aumento para cubrir necesidades del Politécnico en materia de becas y mejoras al equipamiento e instalaciones de la casa de estudios, rubro al que se destinará el monto extra. Luego de otra larga negociación la delegación gubernamental ofreció que el incremento fuera de un estimado de 400 millones.

Fuente: jornada.unam.com.mx