Por: Julio Sánchez Macías

De acuerdo con el artículo 41 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el Instituto Federal Electoral (IFE) fue el encargado de la función estatal de organizar las elecciones para renovar los poderes de la Unión (Poder Legislativo y Ejecutivo).

El Instituto Federal Electoral fue el organismo responsable de cumplir con la función de organizar las elecciones federales de México, es decir, las relacionadas con la elección del Presidente de México, Diputados Federales y Senadores que integran el Congreso de la Unión. Fue la máxima autoridad administrativa en la materia electoral en los Estados Unidos Mexicanos en el periodo 1990-2014.SESIÓN

Antecedentes del IFE

El Instituto Federal Electoral nació como resultado de los conflictos postelectorales del año 1988, que provocaron una serie de reformas a la Constitución Política aprobadas el 4 de Abril de 1990, publicadas el 6 de abril de 1990, y de la expedición de una nueva legislación reglamentaria en materia electoral federal: el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE), el 15 agosto de 1990. Este instituto inició sus actividades el 11 de octubre de 1990, con la primera sesión de su máximo órgano de dirección: El Consejo General, y su primer presidente fue Fernando Gutiérrez Barrios, quien fungía como titular de la Secretaría de Gobernación.

Desde la fecha de creación del Instituto Federal Electoral la normatividad constitucional y legal en la materia ha experimentado cuatro importantes procesos de reforma en 1993, 1994, 1996 y 2007, que han impactado de manera significativa la integración y atributos del organismo depositario de la autoridad electoral.

En su primera integración en 1990 se constituyó como un órgano de Estado con una concurrencia de los poderes: Ejecutivo, en la figura del secretario de Gobernación, y Legislativo, en la de los Consejeros del Poder Legislativo, en tanto que, al buscar una representación del Poder Judicial, se creó la figura del consejero magistrado, en número de seis, cuyos requisitos resultaron ser los mismos que los que permiten elegir al Magistrado de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, razón por la cual se les asignó por disposición constitucional una remuneración equivalente al de dichos Magistrados.

Los Magistrados fundadores fueron los juristas siguientes: el licenciado Luis Tirado Ledesma, el licenciado Manuel Barquín Álvarez, el licenciado Luis Espinosa Gorozpe, el licenciado Germán Pérez Fernández del Castillo, la doctora Olga Hernández Espíndola y la licenciada Sonia Alcántara Magos, quienes fungieron como tales desde el 11 de octubre de 1990 hasta el 18 de mayo de 1994 y colaboraron ampliamente en el proceso de democratización de México.

Técnicamente fue un órgano constitucional pues, al igual que los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, nació directamente de la Constitución Política de México (fracción V del artículo 41). Concluyendo operaciones el 04 de abril de 2014.

Para reglamentar esta función genérica, el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) que es la ley en materia electoral en México, estableció en el artículo 69 las siguientes funciones y fines específicos para el Instituto Federal Electoral:

  • Contribuir al desarrollo de la vida democrática
  • Preservar el fortalecimiento del régimen de partidos políticos
  • Integrar el Registro Federal de Electores
  • Asegurar a los ciudadanos el ejercicio de sus derechos político-electorales y vigilar el cumplimiento de sus obligaciones
  • Garantizar la celebración periódica y pacífica de las elecciones para renovar a los integrantes de los Poderes Legislativo y ejecutivo de la Unión
  • Velar por la autenticidad y efectividad del sufragio
  • Llevar a cabo la promoción del voto y coadyuvar a la difusión de la cultura democráticaSESIÓN

El mismo artículo del COFIPE establece como principios rectores de las actividades del IFE la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad; en consecuencia, el IFE se regía para su organización, funcionamiento y control, por las disposiciones constitucionales relativas y las del COFIPE.

En agosto del 2007 los diputados acordaron remover a los consejeros del IFE (consejeros electorales) y ampliar las facultades de fiscalización, así como nuevas atribuciones en materia de radio y televisión, respecto a la propaganda electoral.

Tras la reforma político electoral impulsada por el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, se acordó la disolución del IFE para dar paso a la nueva institución que se encargará de los asuntos electorales a nivel federal, creando así al nuevo Instituto Nacional Electoral (INE) que entró en funciones a partir del 04 de abril de 2014.

Instituto Nacional Electoral (INE)

En el acuerdo político denominado “Pacto por México” se propuso “Crear una autoridad electoral de carácter nacional y una legislación única, que seala que se encargue tanto de las elecciones federales, como de las estatales y municipales”. A partir de esta base, diversos actores políticos sugirieron crear el Instituto Nacional Electoral (INE), la propuesta en su momento, sería presentada formalmente en el segundo periodo ordinario de sesiones de 2013 y se aplicaría por primera vez en las elecciones estatales que se celebren a partir de 2014. Esta reforma crearía un organismo electoral dotado de autonomía constitucional y facultado para organizar los comicios federales y locales, así como las tareas que en materia de participación ciudadana le confería al IFE.

El 03 de abril de 2014, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó el decreto por el cual se nombran a los nuevos 11 consejeros del Instituto Nacional Electoral, indicando con ésto, la creación del mismo, por lo que obligaba a la toma de protesta de los consejeros al día siguiente de la aprobación del decreto y así iniciar las actividades formales del nuevo organismo electoral.

La reforma constitucional en materia política-electoral aprobada por el H. Congreso de la Unión, así como por la mayoría de las legislaturas de los estados, publicada el 10 de febrero de 2014 en el Diario Oficial de la Federación, rediseña sustancialmente nuestro régimen electoral. Su objetivo principal es homologar los estándares con los que se organizan los procesos electorales federales y locales y así, garantizar altos niveles de calidad en nuestra democracia electoral. El aspecto más sobresaliente de la reforma es la transformación del Instituto Federal Electoral (IFE) en una autoridad de carácter nacional: el Instituto Nacional Electoral (INE).

Una nueva autoridad electoral de carácter nacional

  • El INE, además de organizar los procesos electorales federales, se coordinará con los organismos electorales locales para la organización de los comicios en las entidades federativas. De esta forma, será más fácil para la ciudadanía participar en los procesos electorales y ejercer su derecho al sufragio.
  • El Consejo General del INE se compone de 11 ciudadanos elegidos por la Cámara de Diputados. Uno de ellos funge como Consejero Presidente y los 10 restantes como Consejeros Electorales.
  • El INE contará con un Servicio Profesional Electoral Nacional (SPEN) para asegurar la imparcialidad y profesionalismo de todos los funcionarios que participan en la organización de elecciones, tanto a nivel federal como local.
  • El SPEN garantizará que todos sus miembros cuenten con los conocimientos y méritos profesionales necesarios para desempeñar su función.
  • El Consejo General del INE designará a los consejeros de los organismos electorales locales y podrá asumir funciones que le corresponden a dichos institutos en los casos que la ley prevea.

nota_2_3

 

Nuevas funciones del INE para fortalecer la democracia

  • A petición de los partidos políticos, podrá organizar la elección de sus dirigentes.
  • Garantizará que los candidatos independientes tengan acceso a tiempos del Estado en radio y televisión, para que puedan difundir sus campañas.
  • Verificará que se cumpla el requisito mínimo (2% de la lista nominal) para solicitar el ejercicio de las consultas populares y realizará las actividades necesarias para su organización, incluido el cómputo y la declaración de resultados.

Se mejorara la impartición de justicia electoral y hará más eficiente la imposición de sanciones.

  • El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación será la instancia encargada de resolver procedimientos sancionadores expeditos y no el INE como antes ocurría.
  • Gracias a ello, se delimitan mejor las competencias de las autoridades jurisdiccional y administrativa, y así se permite que la labor del INE se concentre en la organización de procesos electorales.
  • Con el propósito de castigar conductas que pretendan vulnerar las condiciones de equidad en las elecciones, se establecen tres nuevas reglas para la anulación de elecciones. Estas tres causales son:a) Exceder el gasto de campaña autorizado en un 5%; b) Comprar tiempo o cobertura informativa en radio y televisión y,c) Recibir o usar recursos ilícitos o públicos.

Mejor fiscalización de los recursos de los partidos políticos

Se establecen obligaciones para vigilar de modo más efectivo el uso de recursos que hacen los partidos durante las campañas, lo que fortalecerá la transparencia y la equidad en las contiendas.

  • Ahora el INE se encargará de fiscalizar los recursos de los partidos políticos no sólo a nivel federal, como sucedía antes de la reforma, sino también a nivel local.
  • Para generar resultados más oportunos, el INE realizará la fiscalización de forma expedita, es decir, en el transcurso de las campañas y no una vez que terminen.

 Fines

  • Contribuir al desarrollo de la vida democrática.
  • Preservar el fortalecimiento del régimen de partidos políticos.
  • Integrar el Registro Federal de Electores.
  • Asegurar a los ciudadanos el ejercicio de sus derechos político-electorales y vigilar el cumplimiento de sus obligaciones.
  • Garantizar la celebración periódica y pacífica de las elecciones para renovar a los integrantes de los Poderes Legislativo y Ejecutivo de la Unión.
  • Velar por la autenticidad y efectividad del sufragio.
  • Llevar a cabo la promoción del voto y coadyuvar a la difusión de la cultura democrática.
  • Fungir como autoridad única para la administración del tiempo que corresponda al Estado en radio y televisión, destinado a los objetivos propios del Instituto y a otras autoridades electorales, además de garantizar el ejercicio de los derechos que la Constitución otorga a los partidos políticos en la materia.

Y la realidad será…

Recordemos que uno de los compromisos firmados por el Pacto por México fue la creación de una autoridad electoral de carácter nacional y de una legislación única en la materia.

Para muchos el federalismo ha sido rebasado por la cooptación de los gobernadoresy el PRD en el Distrito Federal,hacía los Institutos Electorales locales y es que de los 32 que existen, se considera que en 28 están representados por una figura afín al gobernador. Da pena ajena que las actuales formas de designación permitan una injerencia que merma la lealtad ciudadana de las instituciones,algo que cambiará con la creación de funcionarios de carrera con alto sentido ciudadano de imparcialidad.

A México le urge profundizar en todos los aspectosdel federalismo, y de otra forma poner límites a los poderes locales desmedidos. Si lo que se trata es otorgar claridad y confianza a las elecciones habría que comenzar devolviendo el carácter ciudadano y autónomo a todas las autoridades electorales evitando la judicialización.