Muchas anhelamos el imposible cuerpo de las modelos; sin embargo, ellas también pueden atesorar un cuerpo normal.

Algo así podría decirse del caso de Bridget Malcolm, una modelo que desfiló como ángel de Victoria’s Secret y que, a sus 26 años, logró separarse de las imposiciones alimenticias que conlleva tener un cuerpo de modelo.

En repetidas ocasiones, Malcolm fue juzgada por su cuerpo, precisamente por esa “Dismorfia corporal”. El padecimiento debe entenderse pues, como la preocupación desmedida por las características físicas de nuestro cuerpo.

“Es algo aterrador. He tenido conversaciones con otras modelos, todas delgadas, que se veían gordas. Es muy difícil de entender si estás fuera de este mundo. Por primera vez, ahora me miro en el espejo y veo que soy realmente yo la que se ve reflejada. Por primera vez desde que puedo recordar, me gusta mi cuerpo”

La aceptación de su problema la ha llevado a disculparse con sus seguidores, asegurando que ha promovido una imagen corporal poco saludable.

“No fui un ejemplo positivo a seguir”, aseguró la modelo en su blog titulado Bienestar, Positividad del Cuerpo: Dismorfia Corporal.

Según lo explicó la modelo, se dio cuenta de su problema a partir de los comentarios de una amiga, quien le hizo ver que, a pesar de mantenerse saludable y comer “verduras y batidos”, lo hacía en una proporción menor a la que su cuerpo necesita.

“No eran las raciones adecuadas para mi cuerpo. Si alguien me ofrecía una pieza de fruta, me ponía nerviosa y temía engordar por comer algo que no había planeado ingerir ese día”, precisó Malcolm apenada.

A pesar de que el cambio en su rutina alimenticia no fue fácil, la modelo australiana se declara libre y feliz.

“Cuando tomé la decisión de comenzar a comer normal realmente tuve problemas con la dismorfia, porque estaba ganando peso de verdad. No era una gran cosa, tiré unos vaqueros viejos, pero mi mente no estaba hecha para tener un cuerpo curvilíneo”, finalizó.

Ojalá, poco a poco, más modelos se acerquen a la imagen de la mujer real, diversa y equilibrada, alejada de los estereotipos irreales y amorfos de las pasarelas.

Fuente: actitudfem.com
Fotografía: actitudfem.com