La comida vegana ya no es la aburrida e insípida ensalada verde. Independientemente de las reflexiones y la consciencia que conlleva elegir una alimentación vegana, ahora ya es una propuesta gastronómica placentera e interesante para veganos y no veganos.

Cuando hablamos de cocina vegana ya no nos referimos solo a las tortitas de lentejas y soya, sino a un sinfín de ingredientes de origen vegetal que fácilmente se pueden utilizar para hacer platos sabrosos que no te harán extrañar la carne.

Si no nos crees te proponemos visitar estos cuatro lugares veganos en la ciudad de México:

V Ramen

V Ramen ofrece dos tipos de ramen, el tradicional y el Diablo, cuyos fideos están hechos con una mezcla de chiles secos.

El inicio del pasillo vegano de Casa Quimera, en la colonia Roma, da la bienvenida al comensal con el primer ramen vegano de la ciudad de México. ¿Cómo es posible? La chef Sonia Téllez creó un caldo que en lugar de estar preparado con pescado lleva una buena cantidad de hongos shiitake, alga marina y un poco de salsa de soya. Además, los fideos -de trigo y sin huevo- son elaborados artesanalmente por dos japoneses.

Prueba el menú degustación, el cual incluye un onigiri -un triángulo de arroz a la parrilla-, tofu frito, un okonomiyaki -un platillo parecido a una tortilla española hecha con base de col y jengibre-, una brocheta de vegetales y una porción pequeña de ramen. Puedes escoger el tradicional o el “Diablo” -¡nuestro favorito!-, el cual está elaborado con una harina a base de chiles secos que le aportan un sabroso picor.

Dirección: Orizaba 137, colonia Roma Norte.

Precio promedio: 120 – 150 pesos por persona.

Fonda Macha

“Siempre he creído que los mexicanos no volteamos a ver lo sencillo que tenemos aquí”, explica Ximena Merino, chef de Fonda Macha. “Estamos buscando superfoods de otros países cuando México es un país tan diverso que cuenta con las plantas, frutas y cereales que bien podemos sustituir por la carne; solo necesitamos retomar todos esos alimentos nutritivos que dejamos de comer”.

Ximena Merino y Daniela Villareal le sacan jugo a los ingredientes tradicionales mexicanos para crear su cocina vegana y dan un papel protagonista a los quelites, desde las verdolagas hasta los huauzontles. Ximena se inspiró en los nopalitos navegantes de su abuela, la señora “doña Machita”, para crear la carta y el concepto de Fonda Macha.

El menú es pequeño, pero delicioso. En temporada de lluvias, Ximena aprovecha los hongos y prepara ricas sopitas; si hay huauzontles, van directo a una receta con queso de almendra artesanal; además, hay ensaladas y unas croquetas de papa y amaranto cubiertas con harina de garbanzo, salsa verde y verdolagas. No te pierdas las aguas frescas, las malteadas con amaranto y leche de coco y los postres.

Dirección: Orizaba 137, colonia Roma Norte.

Precio: entre 200 – 250 pesos por persona.

Los Loosers

Hamburguesa con una mezcla de plátanos, cereales y especias con dip de aguacate, dip blanco, kale al olivo y salsa roja en pan de pimienta.

En 2011, Mariana Blanco inició Los Loosers -pioneros de la comida vegana en la ciudad de México- en su departamento como un proyecto underground sin ninguna expectativa y solo con servicio a domicilio en bicicleta. Sin recetas a seguir, Mariana experimenta con muchos ingredientes y la clave de su sazón está en la mezcla de sabores asiáticos con lo tradicional de México.

Aquí puedes probar desde enmoladas, chilaquiles y enchiladas, hasta hamburguesas -todos los días tienen una-, múltiples caldos, diferentes tipos de ramen elaborados con fideos de trigo por manos japonesas y postres.

La porciones de los platillos de Los Loosers son más que generosas y están elaborados con elementos frescos y orgánicos que no buscan sustituir la carne; aquí se prueba la convicción del vegan power.

Dirección: Sinaloa 236, colonia Roma Norte.

Precio: entre 200 y 250 pesos por persona.

La Pitahaya Vegana

Esta taquería vegana sirve sus tacos en tortillas rosas que semejan una resplandeciente pitahaya y que están hechas de maíz blanco, amaranto, chía, ajonjolí negro y betabel. Si estás evitando la carne y mueres por unos tacos al pastor, La Pitahaya tiene una versión muy apetitosa con setas y piña.

Déjate llevar por el aroma que despide la plancha mientras se derrite un queso de nuez da la India para unas quesadillas o los taquitos de pastor de setas y jamaica al pibil que harán agua tu boca. Este lugar es un ejemplo de que los tacos no siempre deben llevar carne, simplemente una pizca de creatividad y sazón.

Dirección: Orizaba 139, colonia Roma Norte.

Precio: entre 100 y 150 pesos.

Fuente: Animal Gourmet
Fotografía: prodigy.msn.com