Para ser conocedores y/o expertos debemos comenzar por adquirir el gusto. Esta guía te ayudará:

1. Calidad del café. Se centra en el tipo de grano, origen y tostado, estas cualidades son las que van marcando la diferencia.

2. Calidad del agua. Durante el proceso de extracción un factor muy importante que dejamos de lado es la calidad del agua que se utiliza. Lo ideal es que abramos una botella de agua y hagamos el proceso de extracción. No es recomendable utilizar agua de filtro de nuestros hogares, ya que trae aromas, sabores y mucha sedimentación.

3. Temperatura del agua. Debe de estar entre 90-95 grados centígrados, previo al punto de ebullición. La temperatura ayudará la extracción del sabor y aroma del café.

4. Método de extracción. Conocerlo, de lo contrario nuestro resultado será fatal.

5. El grano. Un paso muy importante es el origen del café, la semilla debe de estar madura y tener un tostado perfecto.

Además, el tamaño y molido del grano del café es diferente, cambia acorde el tipo del método de extracción (prensa francesa, pour-over, chemex, etc). Recuerda que siempre el molido más fino se ocupa para un espresso.

El tipo de molido hace que el café cambie, entre más fino más intenso, pues entre más molido, más granos por volumen de agua y extracción; mientras más gordito sea el grano menos volumen de grano por agua.

6. Café en bolsa. Lo más recomendable es guardarla en el congelador, ya que el café va perdiendo propiedades cada vez que se destapa, por lo que esta acción debe cuidarse junto con el tiempo que pasa en refrigeración guardado.

¿Por qué el congelador?, es el mejor lugar para mantener por más tiempo los aromas. Lo ideal es guardarlo de 3 a 4 meses, si bebes de 1 a 2 tazas por día; dos meses, si bebes más de 3 tazas por día. Recuerda que entre más abres tu empaque más oxigeno entra, por lo que los aceites esenciales del grano se oxidan con mayor rapidez.

También se puede poner en el refrigerador, pero se sugiere colocarlo en un bote hermético. Ábrelo afuera y ciérralo antes de meterlo, de esta manera se evitarás que se impregne de los aromas del refrigerador.

Cuando vayas a una cafetería debes de fijarte en:

1. El café se bebe al momento que es extraído, pues los aromas y los sabores se van yendo conforme pasa el tiempo, entonces no podemos pensar que el café de una cafetería que se prepara en cantidades industriales y se recalienta gran parte del día, sea de calidad.

2. Nuestra taza de café debe de formar una capa de crema color caramelo o avellana. Si la capa es gris significa que el café ya está pasado. ¿Qué es la capa de crema?, se forma sobre toda la superficie, es de unos 3 milímetros de espesor y son los aceites esenciales del grano de café, los cuales se extraen en el tostado y se liberan a través de la temperatura. Si el juego es correcto se logra una capa pareja y consistente.

3. Los primeros aromas que percibirás deben de ser ahumados, tostados, achocolatados, sin embargo, a veces no los detectamos y nos detenemos a hacerlo, pero un café también puede dar aromas a cereales, frutos rojos, frutos secos, castañas, avellanas, tierra, cuero y más. El aspecto aromático del café es maravilloso, hay más de 900 aromas que se asocian con éste.

4. Un café requemado, huele y sabe muy amargo, pero ya no el amargo propio, pues el café debe de ser amargo y tiene acidez por naturaleza.

Sandra nos afirma que aprender a tomar café está en la diferencia de hacerlo diferente a la acción de beberlo para poder despertar cada mañana.

Además, debemos de saber que el café por naturaleza es ácido, amargo e astringente, tres sabores que se eliminan con azúcar y crema. El ácido se mata agregándole azúcar; y la astringencia y el amargor con leche. De entrada, tomarse un café con azúcar y leche es invalidar las propiedades naturales del café. “No estoy diciendo que esté mal beber un latte, lo único es que no lograremos entender el origen y el sabor del café, debemos aprender a tomarlo en neutro para conocerlo, posteriormente podremos combinarlo y ponerle todos los sabores que nos apetezcan”, afirma.

Extras

Para los que quieren iniciarse en el mundo del café y no les gusta mucho, ya que la acidez no les genera mucho placer, el grano que les podemos recomendar es 100% arábiga de un tostado medio a bajo con un grano molido medio.

Para los más involucrados les sugerimos el café de Chiapas, que se caracteriza por ser noble, muy suave, equilibrado. Y las cápsulas de café Sulujati de Sudán.

Y para los que no les gusta tan ácido, pueden combinarlo con leche y/o azúcar.

Recuerden. La industria del café ha crecido, entre más conozcamos, más sabremos y exigiremos mejor café.

Fuente: GQ
Fotografía: prodigy.msn.com