Si te has hecho un tatuaje y no sabes cómo protegerlo del sol, he aquí un buen puñado de consejos (imprescindibles) para que tu nuevo tattoo supere el verano. Usar siempre protección solar e hidratar bien la piel después de cada sesión de bronceado, son dos rutinas que deberás incorporar con la llegada del buen tiempo.

Cinco consejos básicos para que, a la vuelta de las vacaciones, tu tattoo también regrese contigo.

1. Utiliza protección solar alta

Esto debería ser algo obligatorio tengas o no tengas tatuajes cuando se trata de darse un baño de sol (independientemente del tipo de piel que tengas) pero, en el caso de los tattos, utiliza una crema especial para esa zona. Consulta a un médico o a tu tatuador cuál es el tipo de protección necesaria para la zona tatuada y, así, conservarás el color y la definición del mismo durante todo el verano.

2. Hidrata bien la zona (antes y después)

Tanto antes como después de una jornada de sol y playa, utiliza una leche hidratante para que tu piel se nutra. Masajea la zona donde tienes el tatuaje con la crema elegida después de cada jornada y, antes de salir a la calle, recuerda que deberás protegerte del sol.

3. Utiliza jabón neutro

La tinta de nuestro tattoo puede ir perdiendo fuerza con el paso del tiempo y más si lo exponemos al sol. Además de las cremas, acuérdate de utilizar un jabón neutro en la ducha para que el color se mantenga intacto. Pregunta a un especialista en la materia cuál es el más adecuado para tu piel y la zona donde tienes el tattoo.

4. Cubre tu tatuaje totalmente

Todas estas recomendaciones no sirven si el tatuaje te lo acabas de hacer. Si ese león tan mono que te acabas de hacer tiene horas o días, prohibido tomar el sol. Tapa la zona, evita las franjas horarias de mayor radiación y (lo sentimos) nada de playa o piscina. El cloro, amiga, no es un buen aliado para la cicatrización de tu nuevo tattoo.

5. Revisa tu piel

No hagas caso de aquellos que aseguran que por tener una zona de tu piel tatuada esta ya cuenta con un extra de protección solar. Revisar tu piel para ver la evolución de lunares o cualquier tipo de mancha es necesario hacerlo durante todo el año (no sólo en verano), pero si expones tu piel al sol más de lo normal, aumenta este control. Cualquier alteración o irregularidad que veas, consulta con un especialista de inmediato.

Fuente: Zeleb.mx
Fotografía: prodigy.msn.com