El estereotipo del jefe gruñón ha desaparecido desde que la generación millennial se ha infiltrado dentro del campo laboral.

Hoy, los jóvenes nacidos entre 1983 y 1995 buscan líderes que sean capaces de entablar una relación de amistad con ellos, que los impulsen, sea flexibles y los inspiren dentro y fuera de la oficina, de acuerdo con un estudio realizado por la firma de reclutamiento Hays.

“Debemos hacer un equipo entre todos, unos tienen la experiencia y el colmillo, y nosotros traemos la habilidades y las tecnologías”, manifiesta un joven de 27 años.

Este cambio sin duda tiende a beneficiar a las empresas, ya que de acuerdo con el estudio, dentro de los próximos 10 años, esta generación abarcará el 70% de la población económicamente activa.

Lamentablemente, 52% de las compañías en México no posee las estrategias necesarias para atraer y retener a esta generación que se caracteriza por su notable impaciente al momento de generar cambios dentro de la forma tradicional de laborar.

“El cambio y la flexibilidad de una empresa para atraer y retener a la generación millennial, viene desde arriba. Si los directivos que están liderando empresas, no son impulsores de este cambio, la empresa no va a cambiar”, apunta Mara Ballesteros, manager de la división de ventas y mercadotecnia de la firma de reclutación de personal.

Miedo a una generación impaciente y ambiciosa

Se estima que 48% de esta generación busca formar su propia empresa con ayuda de la experiencia adquirida en su lugar de trabajo, para después independizarse y competir incluso con sus jefes actuales.

He ahí una de las problemáticas a las que se enfrentan, ya que según han externado sus jefes —acostumbrados a la forma tradicional de operar—, tener “miedo”, puesto que estos jóvenes son capaces de “absorber” el conocimiento, y se visualizan como directivos de una empresa dentro de los próximos 10 años.

“Gran parte de la falta de esta generación es que queremos y buscamos todo. Si no lo tenemos en una empresa nos vamos a otra, y si tampoco lo encontramos, nos volvemos a la siguiente”, menciona uno de los encuestados por Hays.

Sin embargo, existen compañías, entre las que destacan las del sector tecnológico, que apuestan por ellos, y consideran que esta oleada de jóvenes “tienen resistencia al cambio y traen la mejor disposición del mundo”. Hoy en día, más de la mitad de todas las empresas en este sector tienen en su plantilla un alto porcentaje de trabajadores millenials, que va de 40% a 80%.

“Tienen una capacidad de aprendizaje muy alta que empuja a otras generaciones e inyecta energía para seguir evolucionando en la organización y generar sinergias”, señala Christian Jaramillo, director de recursos humanos de CompuCom, México y Costa Rica.

Fuente: Forbes
Fotografía: forbes.com.mx