En 2015 se estimaba que habían 1,369,811,000 de habitantes en China, y no es noticia para nadie que ante la sobrepoblación que padece el país se han tratado de implementar medidas que mejoren la calidad de vida de sus ciudadanos. Ahora, una empresa china llamada CRRC ha creado un enorme autobús autónomo.

Decimos que se trata de un autobús gigante de 30 metros porque a, diferencia de los trenes, se desliza sobre un par de líneas paralelas que están pintadas sobre el asfalto sin conductor.

El nuevo vehículo chino lleva por nombre Autonumous Rail Rapid Transit (ART) o, simple y sencillamente, Smart Bus. CRR ya ha realizado las primeras pruebas en un circuito cerrado, con un conductor vigilando el trayecto y al parecer todo salió bien. El ART mide 31 metros de longitud, pesa 48 toneladas, está compuesto por tres vagones con capacidad para 307 pasajeros y su velocidad máxima es de 70 km/h.

Lo sé, es todo un gigante y seguramente pensarás que tiene un motor enorme, pero lo más curioso es que solamente cuenta con un motor eléctrico con 25 kilómetros de autonomía en una sola carga. Según People China, lo ideal es que vaya recargándose en distintos puntos en el transcurso del viaje.

Por supuesto, falta demostrar que el tren pueda conducirse a sí mismo sin la necesidad de un conductor atento, aunque de momento es una gran oportunidad para aliviar los problemas de transporte que padece China. Además, con el sistema de las líneas en lugar de rieles, seguramente su camino se podrá ir expandiendo. Cabe señalar que el transporte resultaría más barato, pues según CRRC crear un 1 km de trayecto sólo cuesta dos millones de dólares, a diferencia de los 100 que cuesta habilitar un kilómetro del transporte suburbano.

Si todo sale como CRRC lo tiene planeado el nuevo autobús autónomo estará circulando en 2018.

Fuente: codigoespagueti.com
Fotografía: codigoespagueti.com