Emma Watson, la estrella de La Bella y La Bestia, se enfrentó al reto de entrevistar a una niñera, pero bajo la condición de la conductora Ellen DeGeneres. La actriz tenía que decir exactamente lo que le decía Ellen en el micrófono, que tenía Emma en el oído, a parte de que había cámaras secretas instaladas a su alrededor.

La dinámica era que Emma entrevistaría a la que sería su niñera personal, ¡para cuidarla a ella! Lo más graciosos de todo, es que Ellen decía cosas súper chistosas, como: “No me gustan las costras en los sándwiches, Me gusta ir al baño sola, no necesito que me ayudes”. Por lo que Emma tenía que repetirlo, dejando la seriedad a un lado y mostrar su lado cómico.

Fuente: tuenlinea.com
Fotografía: tuenlinea.com