En las tranquilas costas de Dinamarca se esconden aún recuerdos de la Segunda Guerra Mundial. En la pequeña localidad de Blåvand se acaba de inaugurar la ampliación del Museo Tirpitz, ubicado sobre un antiguo búnker nazi, que pasa casi desapercibido pero que ocupa 2.800 m2.

El pasado mes de junio, se inauguró la ampliación de este museo que conserva el interior de búnker original construido por el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial, como medio defensivo para los ataques de la aviación inglesa (RAF) y cualquier desembarco por la costa norte europea.

El estudio de arquitectos BIG realizó la ampliación para dotar de 2.800 m2 de exposiciones en cuatro edificios totalmente integrados en el entorno.

Fuente: idealista
Fotografía: prodigy.msn.com