Para conservar un buen vino perfecto, debemos de seguir varias reglas:

Mantener el vino en posición horizontal, este es uno de los mejores consejos que podemos seguir para mantener el corcho en buen estado.

Mantener siempre una temperatura controlada alrededor de los 15 °C. Aunque esta no es la temperatura de servicio ideal de algunos vinos, es perfecta para mantener en buen estado las botellas a través del tiempo.

Alejar el vino de la explosión de luz directa y de los rayos del sol, los cuales pueden causar reducción en el vino derivando en olores y sabores indeseados.
Mantener las botellas en una humedad constante de alrededor de 60%. Esto mantiene la humedad del corcho y no permite que las etiquetas se dañen.

Mantener el vino alejado de ruidos y vibración. La composición química del vino está compuesta por cadenas que pueden romperse debido al movimiento.

Evitar olores fuertes o de productos químicos. Debido a que el corcho es un material poroso, tiene la capacidad de permitir la transmisión de olores del exterior, al interior de las botellas.

Los vinos blancos generalmente deben beberse jóvenes, según su método de elaboración, se aconseja beberlos cuando llegan a tener entre uno y tres años de edad. En el caso de los vinos tintos su tiempo de añejamiento es determinante para saber cuánto tiempo podemos conservarlo en botella.

Fuente: Me lo dijo Lola

Fotografía: melodijolola.com