Las 50 principales compañías de Estados Unidos, encabezadas por Apple, General Electric y Microsoft, ocultaron alrededor de 1.4 billones de dólares en paraísos fiscales para reducir sus impuestos entre 2008 y 2014, reveló hoy un estudio de Oxfam.

El dinero se mantiene en una “red opaca y secreta” de mil 600 subsidiarias de cuentas offshore, es decir, una cuenta financiera o fondo creado fuera del país de residencia de una persona o empresa.

De acuerdo con el informe, Apple –la número uno en la lista– depositó 181 mil millones de dólares en tres filiales; General Electric, 119 mil millones de dólares en 118 filiales y Microsoft 108 mil millones de dólares.

A pesar de eso, destaca la organización, en el mismo periodo figuraron como las principales beneficiadas al recibir 11 billones de dólares en fondos públicos en garantías sobre préstamos o ayudas federales directas.

En la lista de Oxfam también se encuentra el gigante farmacéutico Pfizer (74 mil millones de dólares), Alphabet de Google (47 mil 400 millones de dólares) y la petrolera Exxon Mobil (51 mil millones de dólares).

Raymond Offenheiser, presidente de Oxfam America, aseguró que “las inmensas sumas amasadas por las grandes compañías en paraísos fiscales deberían ser utilizadas para combatir la pobreza y reconstruir las infraestructuras en Estados Unidos y no ser disimuladas en centros offshore como Panamá, las Bahamas o las Islas Caimán”.

De acuerdo con el organismo, la evasión de impuestos de las empresas multinacionales cuesta alrededor de 111 mil millones de dólares anuales en Estados Unidos.

Luego de la publicación de los Panama Papers, Susana Ruiz, responsable de Justicia Fiscal de Oxfam, declaró que si los paraísos fiscales siguen existiendo y llevándose millones y millones, “es por la falta de voluntad política, nacional e internacional”.

La investigación periodística está basada en 11.5 millones de documentos sobre cuentas registradas en zonas de bajos impuestos y detalla cómo los 140 políticos, celebridades y otras personas conocidas alrededor del mundo utilizan bancos, firmas legales y empresas fachadas en paraísos fiscales para ocultar sus activos.

El pasado 17 de marzo, Oxfam junto a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentaron un informe en el que exhibieron cómo los sistemas tributarios inadecuados, así como la evasión de impuestos de multinacionales, cuestan a América Latina miles de millones de dólares en ingresos perdidos, cantidades que podrían y deberían invertirse en luchar contra la pobreza y la desigualdad.

Este mismo día, el Presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, expuso que la evasión fiscal y el uso de paraísos fiscales para desviar y ocultar recursos públicos pueden tener un efecto “sumamente negativo” en el reto de acabar con la pobreza y aumentar la prosperidad común.

De acuerdo con el BM alrededor de 700 millones de personas viven en pobreza extrema.

Fuente: SinEmbargo

Fotografía: sinembargo.mx