Sin que nadie ponga un tope a los escándalos de la familia presidencial, ahora la joven Fernanda –hija de José Alberto Castro y Angélica Rivera-, es la que toma el rol principal en los medios de comunicación nacionales y extranjeros, quienes difunden el arreglo estético que se hizo en la nariz.
Tal vez el acudir al cirujano plástico sea algo muy común entre las estrellas de televisión, pero aquí el asunto, es que no se trata de ninguna celebridad sino de la hija de la primera dama de México, quien no ha escatimado gastos para darse una vida de multimillonaria.

Los miles de dólares que gasta a diario Angélica Rivera, pueden ser del erario público, y la Presidencia de la República, no ha informado nada al respecto; después de tres años del gobierno de Enrique Peña Nieto, la ciudadanía no sabe qué cantidad desembolsa la Gaviota en cada viaje que hace al extranjero, ya sea para acompañar a su esposo o de vacaciones.

De hecho, los rumores señalan que Angélica Rivera ya no vive en México.
Las últimas noticias que se tuvieron de la Gaviota, fue que estaba de lo más rélax en Verona, Italia acompañada de amigos en uno de los restaurantes más lujosos de aquella ciudad; una persona, subió fotografías de Angélica Rivera, lo que provocó enojo en todo México.
La cirugía de nariz que se hizo la joven Fernanda, es lo de menos.

Lo realmente grave, es que esa familia, siga saqueando las arcas del pueblo.
Mientras tanto, la pobreza crece, y el dólar sube, sube y sube.

Fuente: politicayestilo.com

Fotografía: politivayestilo.com