Seriecita, seriecita, no es. Adele, es una mujer divertida pese a que su música resulta mágica, te pone nostálgico y te hace un romántico empedernido.

La británica sacó a relucir su lado divertido e incluso sexy en un concierto ofrecido en Londres. Además de detenerse varias veces a respirar y conversar con sus fans, bromeó un poco e hizo twerking.

Luego de que su cuerpo comenzará a moverse, dijo: “creo que acabo de hacer el twerk”, y fue como si hubiera sido poseída por Rihanna, continuó, “no puedo hacerlo tan bien. Todo mi cuerpo tiene que moverse. Miren. Mi trasero podría romperme la espalda, es tan grande”.

Fuente: sdpnoticias.com

Fotografía: sdpnoticias.com