Si parece que no puede concentrarse en el trabajo o que el tiempo no es suficiente para cumplir con tus deberes laborales puede que esté agotado por no desayunar bien o por no dormir adecuadamente la noche anterior; o tal vez, puede estar realizando algunas actividades que disminuyen su productividad en horas de oficina.

Estas diligencias le roban tiempo durante el horario de trabajo, tal vez no se había percatado:

Mensajes de texto

Es mejor apagar el teléfono durante las horas pico en el trabajo, evita así pasar varios minutos respondiendo y solucionando asuntos que no tienen que ver con su actividad profesional. Deje esta acción para el descanso de la comida o al término de la jornada.

Reuniones extensas

Planear reuniones de larga duración puede afectar la agenda de actividades, es mejor preparar de antemano los temas a tratar con los participantes para enfocar esfuerzos en soluciones concisas durante una junta breve.

No cerrar la puerta de la oficina

Aunque algunas compañías tienen políticas de puertas abiertas a veces es necesario el silencio para centrarse en proyectos. Tener la oficina abierta puede invitar a los compañeros a tratar temas que interrumpan la jornada.

Revisar el correo electrónico continuamente

En vez de entrar y refrescar la bandeja cada cinco minutos, dedique 15 minutos cada cierto lapso para inspeccionar y dar respuesta a los asuntos urgentes. Programar la revisión de e-mail evitará distracciones.

No priorizar

Planear y organizar la ejecución de las actividades por importancia puede ahorrar tiempo. No siempre se deben de realizar los trabajos más sencillos. Es recomendable realizar una lista de tareas para el día siguiente, así no se pierde tiempo al iniciar la nueva jornada.

Fuente: EconomíaHoy

Fotografía: prodigy.msn.com