En México, el acoso laboral es muy común y su propagación puede estar relacionada con la cultura que otorga poco valor al clima de respeto que debe prevalecer entre los miembros de un espacio laboral.

Estimaciones enfocadas en este fenómeno advierten que cerca de 40% de los profesionistas mexicanos ha experimentado acoso laboral y 5 de cada 10 personas consideran que el lugar en el que trabajan no cuenta con los canales de comunicación necesarios para denunciar y detener estos comportamientos, explicó Ericka Chafino, directora de marketing de Grupo Human.

El acoso laboral, considerado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como un problema mundial, puede manifestarse en diferentes formas y provenir de los jefes a los colaboradores o subordinados, de compañeros de trabajo e incluso de trabajadores hacia el líder de un área.

“El acoso laboral o mobbing tiene que ver con el maltrato que reciben los colaboradores dentro de su lugar de trabajo, este maltrato debe ser sistemático, prevalece en las oficinas y actualmente se carecen de medidas necesarias para controlar este fenómeno”, apuntó Chafino.

Entre las prácticas más comunes se encuentran las burlas o bromas pesadas entre los colaboradores de una empresa, la exclusión de un empleado en la participación de sus responsabilidades o actividades de la empresa, humillaciones, agresiones físicas y la carga excesiva de trabajo.

“Este problema es muy común y tiene que ver con la cultura del mexicano por la forma de convivir, que a veces no es muy respetuosa, entonces a veces se pierde la línea entre hacer una broma con una persona, por la confianza que le tenemos, y el respeto”, señaló.

El acoso sexual dentro de áreas laborales también es considerado una forma de acoso laboral y afecta tanto a hombres como a mujeres dentro de una organización.

Sin embargo, respecto a esta forma específica de agresión se han llevado a cabo diversas campañas de prevención de este delito por lo que resulta más sencillo identificarlo.

“Creo que estamos avanzados en el camino del acoso sexual, las empresas tienen más políticas en torno a esto, las personas son más escuchadas al momento de levantar una denuncia respecto a un caso así, pero en temas de acoso como el de las burlas nos cuesta más trabajo identificarlo”, dijo a Forbes México la directora de Marketing.

Un ambiente hostil laboral en que se ejercen este tipo de acciones no sólo afecta la calidad de vida del empleado que es víctima de este fenómeno, sino a toda la organización, subrayó Chafino.

Lee también: Declaratoria Forbes: ¿Y la igualdad de género, candidatos?

¿Y para denunciar?

Antes de denunciar el acoso es importante identificarlo y la clave para hacerlo es que dichas agresiones sean sistemáticas.

“Es necesario hacer un análisis claro si realmente se está siendo acosado, porque al levantar la mano y hacer una denuncia siempre va a haber alguien afectado y desafortunadamente estas cosas se prestan para dañar a otra persona”, enfatiza Chafino.

Una vez identificado el caso se debe de acudir con los líderes de Recursos Humanos de una compañía y si es posible presentar evidencias, como correos electrónicos, que puedan avalar estas agresiones.

“Hay que respetar el protocolo interno de la empresa porque la idea es que se solucione de manera interna o en su defecto conservar el empleo. En caso de que el acoso persista y no se esté siendo escuchado por la empresa, si es necesario buscar asesoría legal sobre todo en los casos de agresión física, acoso sexual o daño a la reputación”, apuntó.

Dependencias como la Junta de Conciliación y Arbitraje son las principales instancias a las que pueden recurrir los trabajadores para denunciar estas agresiones.