Son el insecto más valioso de la Tierra, pues sin ellas no existiría el 90 % de los alimentos del mundo; en México hay alrededor de 1.9 millones de colmenas

Tres de cada cuatro especies que los humanos usamos para alimentarnos dependen de la polinización. Ya sea insectos o aves, el traslado de polen para fertilización es vital, sobre todo el de las abejas reinas.

Las últimas décadas han sido claves para la baja de abejas a nivel mundial, pues entre el uso de pesticidas y fertilizantes a gran escala, la explotación del campo y la proliferación de parásitos o avispas invasoras han contribuido a que cada vez haya menos abejas haciendo funcionar nuestro ecosistema.

Actualmente, el mundo atraviesa una alerta por las abejas, tanto que ya se designó un día para celebrar su existencia y recordar que tenemos que cuidarlas porque de ellas depende nuestra sobrevivencia en el mundo.

Foto: Pixabay.

Pero si no crees que en serio dependemos de su zumbante, negroamarelo y regordete cuerpo para sobrevivir, aquí van cinco datos precisos de su importancia en el mundo:

Un tercio de cada cucharada de miel, depende de la polinización.
Para producir un kilo de miel, una abeja debe visitar cuatro millones de flores y recorrer una distancia de 160 mil 364 kilómetros, es decir, dar la vuelta al mundo cuatro veces.
Las abejas no hibernan, siguen activas, aunque invierten todo su trabajo en mantenerse calientes.
Sus panales están entre las estructuras mejor diseñadas y organizadas de la naturaleza: sus paredes se juntan en ángulos de 120 grados, formando hexágonos completos perfectos.
Las abejas se ponen a trabajar en cuanto detectan temperaturas mayores a 10 grados centígrados.
China ocupa el primer lugar de producción de miel en el mundo.
En México, una tonelada de miel cuesta alrededor de 41 mil pesos —al productor—.

Foto: Pixabay.

¿Cómo puedes cuidarlas?

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, cultivar plantas en balcones, terrazas y jardines, no utilizar pesticidas —o que no sean dañinos para las abejas—, hablar con los niños sobre la importancia de no molestarlas y matarlas y dejar crecer el pasto y que las flores florezcan y no cortarlas ayuda mucho a que las abejas tengan un entorno menos complicado.

Fuente: culturacolectiva.com
Fotografía: culturacolectiva.com