Se sabe que los primeros años de vida, e incluso la etapa prenatal, son momentos claves para el desarrollo de la inteligencia. Hoy te contamos 9 cosas simples que seguro haces a diario y que pueden potenciar la inteligencia de tu bebé sin tener que ponerle Mozart las 24 horas del día.

1. Déjalo dormir
Un buen descanso es clave tanto para niños como para adultos. Todos sabemos que dormir bien mejora nuestros niveles de atención y rendimiento durante el día. Sin embargo, en los más pequeños dormir es todavía más importante. El cerebro de los bebés se desarrolla mientras duermen y crea conexiones neuronales claves, al mismo tiempo que se conecta el hemisferio derecho con el izquierdo.

2. Asegúrate de que se mueva

En la actualidad conocemos varios tipos de inteligencias, entre ellas, la espacial. Para que tu bebé desarrolle esta arista de su capacidad cognitiva es muy importante que se mueva.

¿Cómo puedes llevar esto a la práctica? En primer lugar, los expertos recomiendan que evites, dentro de lo posible, los llamados «baldes», como el cochecito, el asiento del auto o la sillita vibratoria. Si bien son útiles y necesarios en algunos momentos, no es recomendable que el bebé pase demasiado tiempo en lugares que limiten su capacidad de movimiento.

Dejar que se mueva libremente permite que el bebé descubra su entorno y desarrolle su cerebro en el camino. Cuando ya sea capaz de sostener su cabeza, puedes ponerlo boca abajo sobre una alfombra con juguetes dentro de su campo de visión. Así, el bebé comenzará a adquirir nociones espaciales al mismo tiempo que conoce su cuerpo y entrena sus músculos para comenzar a caminar.

3. Pon música relajante
Aunque muchos afirman que lo mejor es la música clásica, aún no hay evidencia científica al respecto. Lo mejor es que le pongas una música relajante que lo calme y cantes o bailes con él. Esto le dará seguridad y afianzará aún más el vínculo con sus cuidadores a la vez que promueve la segregación de oxitocina, la llamada hormona del amor.

4. Háblale

Luego de años de estudios acerca de la adquisición del lenguaje, muchos lingüistas se decantaron por un enfoque comunicativo, que indica que los niños aprenden a hablar más rápido cuando se están comunicando.

Si tu bebé todavía no balbucea, no te preocupes, puedes hablarle de todas formas. Los bebés son capaces de comprender lo que decimos mucho antes de poder emitir palabras o balbuceos.

Por otra parte, también se ha probado que el «baby talk» no es perjudicial para el niño, como muchos creen, sino que es una forma válida y hasta instintiva que tenemos de enseñarle el lenguaje a los más pequeños. Esta forma de hablar pausada en un tono más agudo ayuda a captar la atención del niño y hace que lo que decimos sea más fácil de comprender.

5. Alimenta su cerebro
Una alimentación adecuada también es vital para el desarrollo del cerebro. ¿La regla? Cuanto más variado, mejor. Incluye frutas, verduras, lácteos, huevos, carnes y frutos secos en la dieta de tu bebé, eso sí, siempre con la aprobación de tu pediatra.

6. Déjalo socializar

Antes hablábamos de los múltiples tipos de inteligencias. Dentro de ellas también se ubica la inteligencia interpersonal. Es importante que el niño cree vínculos no solo con sus padres, sino con otros miembros de la familia, como tíos, abuelos o amigos, así como con otros niños. Los niños aprenden constantemente de lo que los rodea y, cuantos más estímulos reciban, más absorberán.

7. Léele antes de dormir
Leerle un cuento a tu hijo antes de acostarlo no solo lo ayudará a quedarse dormido, también potenciará su desarrollo del lenguaje y su inteligencia.

8. Dale de mamar

Se ha hablado muchísimo sobre los beneficios de la lactancia materna. Bueno, tu leche también mejora el desarrollo de la inteligencia y llega incluso a aumentar el coeficiente intelectual de tu bebé. Increíble, ¿no?

Te puede interesar: «La lactancia materna hasta el primer año mejora el IQ, los ingresos y la escolaridad»
9. Llénalo de mimos
Según la Organización Mundial de la Salud, uno de los factores claves para el desarrollo infantil es que el niño se sienta seguro en su entorno. En este sentido, el amor de sus padres o cuidadores es un gran aporte. Abrázalo, dale todo tu amor y crea un ambiente tranquilo y amoroso para que él pueda desarrollar todo su potencial.

Fuente: vixmujer.com
Fotografía: vixmujer.com