La Inteligencia Emocional o gestión emocional es un concepto cada día más escuchado, ya que es quien nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones de nuestro trabajo e incrementar nuestra capacidad de empatía y habilidades sociales, así como aumentar nuestras posibilidades de desarrollo financiero. “Dime como están tus emociones y te diré como están tus finanzas”, un día escuche esta frase y en ese momento comencé a indagar y cuestionarme más acerca de cómo manejaba mis emociones, en realidad me di cuenta que mi día era un fluir emocional constante del cual no tenía control en otras palabras mi ego tenía total control sobre mí, si estaba feliz me compraba ropa porque mi pensamiento era “me lo merezco para eso trabajo”, si estaba deprimido compraba comida chatarra o las cervezas con los cuates, si estaba muy contento me iba de fiesta y compraba alcohol, y así sucesivamente cada día, ¿quién me dijo que dependiendo de la emoción que sintiera si o si debía de comprar algo? ¿En qué momento se instaló esa creencia en mí?

¿Cómo funciona esto en nosotros?

El cerebro en nuestro cuerpo coordina nuestros movimientos, pensamientos y sentimientos; existe otra parte que representa nuestra comprensión intangible de nuestro proceso de pensamiento llamada “mente consciente”. Lamentablemente la mente consciente no trabaja las 24 horas, mientas ella descansa la mente subconsciente trabaja arduamente y funciona mejor cuando la mente consciente no está alerta. No puedes ejercer un control total sobre tu mente subconsciente, pero puedes influir sobre ella con tus planes, tus deseos o las metas con las que lo alimentas, si estas son emocionales, su influencia es mayor.

La mente consciente puede actuar controlar los pensamientos que entrega al subconsciente. Un ejemplo, si constantemente estas preocupado por el dinero y tus pensamientos son de miedo y escasez, esos pensamientos negativos dominaran tu mente subconsciente; por el contrario, si la mayor parte de tu día piensas en abundancia, en que las cosas fluirán a tu favor, esos pensamientos positivos dominaran tu mente y tendrás mejores resultados en lo que hagas, se te abrirán puertas que con la negatividad nunca hubieses podido observar a distancias tan cortas. Napoleón Hill dice “Tu mente puede lograr todo lo que puede concebir y creer”, advirtiendo que las emociones “positivas y negativas” pueden estar en tu mente al mismo tiempo, pero solo a ti te corresponde dejar que cualquiera de ellas la dominen.

Es por ello que tus finanzas están proporcionalmente ligadas con tus emociones, ¿Qué quieres, tener mentalidad rica o mentalidad pobre? Si eliges tener mentalidad de rica te reto que hagas lo siguiente, sólo son cuatro puntos para comenzar:

Deja de ver programas de TV donde la victimes es su mensaje principal que solo bombardean tu subconsciente de amarillismo, tú sabes bien a que me refiero.
Escucha todos los días música que te ayude a subir tu nivel de energía, y te motive a estar en un estado emocional óptimo.
Cuida tu energía vital con meditación, ejercicio, haciendo el amor, con mantras.
Lee 1 libro al mes, que alimenten tu mente en términos de riqueza.

Fuente: Forbes
Fotografía: forbes.com.mx