Como padres, queremos decirles a nuestros hijos siempre SÍ, incluso cuando la respuesta debería ser no.

Por otra parte, decirle NO constantemente deja huella sobre ellos. De acuerdo con la psicóloga infantil Laura Markham, autora de “Peaceful Parent, Happy Kids”, un niño “se cierra” cuando sus padres le dicen que no, pues “sienten que sus iniciativas son descartadas”.

Sin embargo, es importante que escuchen uno de vez en cuando, para ayudarlos a establecer límites. Así, la psicóloga Markham te orienta en 8 situaciones en las que deberías siempre decirle no a tu hijo:

1. Cuando quieren soltar tu mano

Por ejemplo, si se encuentran en un estacionamiento. Los niños son muy pequeños y los pilotos de los autos podrían no verlos.

Debes decirle a tu hijo que no puede soltarte la mano en el estacionamiento “pase lo que pase”. Sé transparente, pero empático, la Dr. Markham sugiere palabras como: “No corras en el estacionamiento, lejos de mí, te quedas junto a mí. Podrías morir”.

2. Cuando lastima a alguien más

Los niños pequeños no se dan cuenta cuando están lastimando a un perro o a un gato; pero si lo están haciendo, es una situación digna de un rotundo no, pero con un poco de compasión, por ejemplo: “Pobre gatita, pobre perrito. Sé amable con el gatito”, recomienda Markham.

3. Si presencian o son parte del bullying a alguien más

Esto es una prueba del radar interno de un niño. Lo que puedes decirle es que “si alguien está siendo malo con otro niño, sin importar si esa persona que lo está haciendo es un amigo tuyo y el otro niño es alguien que no conoces o incluso, que no te cae bien, NO te unes a hacer que alguien se sienta mal”, recomienda Markham.

4. Cuando destruye las cosas de alguien más

“Las cosas de los demás se respetan”, aconseja decir la psicóloga, “NO puedes ir al cuarto de tu hermano y destruir sus cosas porque estás enojado”.

5. Si se quita la ropa en público

En nuestra sociedad, estar desnudo en público no está bien después de cierta edad, dice la Dr. Markham, quien dice que cuatro años es el límite.

6. Cuando se porta mal en un restaurante

No solo porque los otros comensales tienen derecho a tener una cena tranquila, sino porque además, los niños podrían ser serán pisoteados, se van a poner en el camino del mesero o podrían hacer tropezar a alguien; entonces, los padres deben decirles firmemente que se detengan.

7. Cuando le enseñas cómo tratar con extraños

Los niños necesitan que se les diga que “nunca, bajo ninguna circunstancia, deben irse con alguien que no conocen” o con ningún adulto al cual sus padres no les haya dado permiso expreso para estar con ellos.

8. En aviones

Las aerolíneas tienen ciertas reglas que deben cumplirse, sin importar la edad de las personas.

Ya que un avión es un área común, los niños no deben patear los asientos delanteros, jugar con las mesas, ni ser demasiado ruidosos. Si el pequeño se encuentra muy inquiero, lo mejor es llevarle algún entretenimiento y dar pequeños paseos en la cabina, cuando esté permitido.

Fuente: actitudfem.com
Fotografía: actitudfem.com