A partir de la entrada en vigor de las nuevas reglas aplicables para los despachos de cobranza, las quejas de los usuarios del sistema financiero por malas prácticas han disminuido hasta 70%, de acuerdo con Ángel González, presidente de la Organización Nacional de la Defensa del Deudor.

Sin embargo, algunos despachos continúan llamando a las 6 de mañana o después de las 10 de la noche para cobrar al deudor, dirigiéndose con groserías o de manera irrespetuosa, o simplemente, no se identifican plenamente.

Todo ello hoy por hoy está prohibido por la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), pero como los despachos de cobranza no son regulados por ésta, se invita a las instituciones financieras a no trabajar con quién no se rige por las reglas y reciben sanciones.

Con más quejas
Según cifras del organismo, en 2015 se registraron 30,699 quejas por incumplir las disposiciones que regulan las actividades de los despachos de cobranza.

Los bancos fueron los que recibieron el mayor número de quejas con 18,044. Por institución financiera así están las cosas: Banamex recibió 5,290; Banco Santander, 4,533; BBVA Bancomer, 4,290; Banorte, 2,929.

Las razones
Al revisar las causas por las que se generaron las quejas algo queda claro, o las instituciones financieras no verifican los datos que les otorgan los usuarios o éstos ofrecen teléfonos de familiares o amigos, pues la mayoría de las reclamaciones se dan por gestión de cobranza sin ser el usuario, cliente o socio deudor, con 25.33 por ciento del total.

La segunda causa que los despachos de cobranza no se dirigen de manera educada y respetuosa, tiene 11.23% de las quejas; finalmente la tercera es que se realiza una gestión de cobranza con maltrato y ofensas, con 10.69 por ciento.

Obligaciones de los despachos
De acuerdo con la Condusef los ejecutivos de cobranza deben

Identificarse plenamente
Dirigirse al deudor de manera respetuosa
No realizar gestiones de cobro a terceros
No enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales
No recibir por cualquier medio y de manera directa el pago del adeudo
Comunicarse o presentarse sólo entre las 7 de la mañana y hasta las 22 horas
No amenazar, ofender o intimidar al deudor, sus familiares, compañeros de trabajo o cualquier otra persona que no tenga relación con la deuda
No utilizar nombres o denominaciones que se asemejen a las de instituciones públicas.

Fuente: dineroenimagen.com

fotografía: www.cancelartiemposcompartidos.com