Es probable que como papás, las peleas entre hermanos se nos hagan eternas y pensemos que jamás se llevarán bien. Sin embargo, detrás de todas esas discusiones y disgustos, los hermanos menores sienten una enorme admiración por sus hermanos mayores. ¿Sabes por qué?

Si eres la hermana o hermano mayor, seguramente recuerdes que tratar con tus hermanitos fue un desafío: te agarraban tus cosas, te acusaban si hacías algo, te robaban la atención de mamá y para colmo, ¡tenías que cuidarlo!

Quizá de peque no te diste cuenta, pero por estas cosas y más, tus hermanos menores sentían una gran admiración y respeto. He aquí una lista -aunque no lo creas- de por qué los hermanos menores admiran a sus hermanos mayores:

1.- Se sienten protegidos: no importa que un niño sea simplemente un pequeño que no mide más de un metro: para su hermanito menor es un gigante, un protector contra los niños malos, incluso de los papás.

2.- Son un ejemplo a seguir: un hermanito menor aprende los primeros y mucho de su vocabulario del hermano mayor. Además, es su primer contacto social después de mamá y papá, ¡y su mejor amigo!

3.-Los hermanitos menores le creen todo: los hermanos mayores toman muy enserio su papel. Cuando mamá le dice “no asustes a tu hermano”, a pesar de sus miedos, le dicen a su hermanito que las brujas no existen, que no hay coco bajo la cama y demás.

Bueno, hay casos de que los hermanos mayores aprovechan este poder de convencimiento y asustan a los más pequeños. Y aún así, le creen.

4.-Admiran la experiencia: para todo hermano menor es admirable que su hermano mayor haya logrado pasar de la guardería al kinder, o del kinder a la primaria. “Es un niño de mundo”, piensan.

5.-Son valientes: no hay hermano mayor que tiemble por una inyección frente a su hermano menor. Y ellos se dan cuenta, invitándolos a ser valientes también. Y si el hermano menor llora, siempre estará el mayor para consolarlo.

6.-Apoyo incondicional: Ya sea en una tarea del colegio o un deber en el hogar, el hermano mayor siempre se da el espacio para echarle una manita a su hermanito. Y los pequeño lo valoran mucho, aunque después puedan meterlos en problemas.

Como puedes ver, la relación entre hermanos es muy especial a pesar de la diferencia de edades, y detrás de todo problema, siempre habrá cariño y confianza.

Fuente: Padres e Hijos
Fotografía: prodigy.msn.com