El refrigerador es uno de los principales elementos de la cocina, en él se resguardan los diferentes alimentos y platilllos que se ingieren, además de las reservas de cada comida con el fin de que no se echen a perder. No obstante, existen diferentes alimentos que, pese a la larga tradición, y aunque se piense que no durarán si no se encuentran en el refrigerador, se conservan mejor fuera de éste.

Cebollas

Deben de estar en un lugar fresco, seco y ventilado. Según The National Onion Association (Asociación Nacional de la Cebolla), de Estados Unidos, este vegetal debe guardarse sin pelar y requiere de una exposición permanente al aire libre para asegurar óptimas condiciones, por lo que no debe ponerse en bolsas de plástico.

La excepción radica cuando las cebollas ya están cortadas o peladas. En este caso sí deben resguardarse en un recipiente tapado en el refrigerador.

Melones y sandías

El departamento de agricultura de Estados Unidos descubrió que estos frutos pierden parte de sus propiedades antioxidantes cuando se guardan en el refrigerador. “Los antioxidantes en estos alimentos son propensos a la degradación si no se almacenan adecuadamente”, señala Desiree Nielsen, dietista con sede en Vancouver. Al igual que las cebollas, Nielsen señala que una vez que se haya picado el fruto, éste debe guardarse en un recipiente en el refrigerador, no antes.

Papas

De acuerdo a los cultivadores de papa de Alberta, en Canadá, ellos recomiendan ponerlas en una caja de cartón bien ventilada. Si éstas se mojan antes de guardarlas, la humedad puede provocar hongos.

Tomates enteros

The Ontario Greenhouse Vegetable Growers, afirma que el aire frío puede convertir la pulpa de los tomates en papilla. En este sentido es recomendable tenerlos a temperatura ambiente.

Calabaza

Cuando la calabaza tiene cáscara dura, se corre el riesgo que si se mete al refrigerador puede desarrollar moho interno, en cambio, si se conservan en una bolsa de plástico a temperatura ambiente pueden durar hasta un mes.

Salsas picantes

Si se prepara una salsa se recomienda no depositarla en el refrigerador, ya que puede perder su sabor y consistencia original. En este sentido es mejor mantenerla en un recipiente de vidrio y a temperatura ambiente.

Fuente: El Universal
Fotografía: prodigy.msn.com